Guardaparques en condiciones infrahumanas en los destacamentos: “Combatimos el fuego y seguimos con los borceguíes quemados y la ropa rota”

Lo denunció Viviana Pereira, la delegada de ATE que trabaja en Salto Encantado y ratificó que el sector continuará con medidas de fuerza hasta que el Ministerio de Ecología y el de Hacienda, garanticen salarios y condiciones de trabajo dignas. “Vivimos la mitad de nuestra vida dentro del parque, y dentro de los destacamentos vivimos en condiciones miserables, sin luz, agua y comunicación”, dijo Pereira, y añadió: “Todos tenemos que hacer changas cuando estamos de franco”.

La medida de fuerza de los guardaparques dependientes del Ministerio de Ecología se mantendrá hasta que la patronal provincial, garantice condiciones dignas de trabajo y salarios acordes al costo de vida de los trabajadores, que pasan 7 días en los destacamentos y 7 en sus hogares, pero perciben sueldos que no llegan a los $120 mil, cuando tienen que mantener a sus familias y a sí mismos en los Parques. Así lo ratificó la delegada de ATE Viviana Pereira, quien trabaja en el destacamento del Parque de Salto Encantado y dialogó con Mejor de Tarde, sobre las infrahumanas condiciones en las que deben cumplir con su rol, estrechamente ligado a la conservación de la biodiversidad de Misiones.

“No llegamos a cubrir la canasta básica. También tenemos el reclamo de que nos sentimos bastante huérfanos del Ministerio de Ecología. Los guardaparques estamos siendo dejados de lado, viviendo en destacamentos a los que les falta de todo, que no tienen luz eléctrica, agua y comunicación”, comenzó diciendo Pereira a este medio, sobre las infrahumanas condiciones laborales que padecen en los Parques misioneros.

Asimismo, es un problema el “acceso a un buen camino”, por lo que “necesitamos móviles adecuados”, comentó la delegada de ATE. “En todos los parques se necesitan vehículos 4×4 que no tenemos. A los que tenemos en el área, les falta mucho mantenimiento. No tenemos para los service ni para los repuestos. La mitad de la flota está en los talleres”, detalló Pereira.

Pero la guardaparque de Salto Encantado, prosiguió enumerando las carencias que padecen, algunas de las cuales, podrían resultar indignantes. “Vivimos la mitad de nuestra vida dentro del parque, y lo más triste es que dentro de los destacamentos vivimos en condiciones miserables. Nos faltan muchísimas cosas”, aseveró la guardaparque, quien habló de “cocinas muy malas” y “malos colchones”.

“Nos falta de todo. Estamos viviendo en la capital de la biodiversidad, y sufrimos un calvario cuando venimos a trabajar, porque estamos en condiciones muy malas”, insistió Pereira y formuló una gravísima denuncia que muestra el abandono por parte de las autoridades. “Hace más de 3 años no recibimos un uniforme o un equipo de borcegos nuevo. Nos tocó combatir el fuego este verano y seguimos con los borcegos quemados y la ropa rota”, fustigó.

“Es vergonzoso. Trabajamos en educación ambiental con turistas y vecinos y ven nuestra situación. No inventamos nada contra el gobierno, sino que hacemos visibles las carencias del guardaparque”, aclaró Pereira.

Asimismo, la empleada del Ministerio de Ecología hizo mención a la falta de personal para cubrir los parques de la provincia, con apenas un puñado de guardaparques. Tienen que custodiar “extensiones grandísimas y nos falta recursos y personal. Somos muy pocos y por eso nuestros reclamos no son escuchados”, se quejó la delegada, informando que actualmente hay 72 guardaparques en funciones, de los 90 de la nómina. Sin embargo, “en cada guardia, la mitad está de franco. Entonces son 36 guardaparques para toda la provincia. Es ridículo el número. Estamos viviendo en la miseria y pidiendo limosnas”, manifestó la delegada.

“Sentimos bronca y tristeza. Ponemos el pecho todos los días, tratamos de dejar bien parado al ministerio. Y queremos lograr que nuestros misioneros del futuro tengan una vida digna. Pero hacen millones con nuestro trabajo (de conservación del monte). Y a nosotros, cada vez nos empobrecen más”, bramó Pereira.

De acuerdo con esta guardaparque, hubo un pedido por parte de la patronal provincial, para que desistan de la medida de fuerza y que esperen hasta el viernes. “Nosotros estamos visualizando nuestra problemática. Si seguimos esperando tan mansamente como todo el año, no vamos a tener la respuesta que esperamos”, opinó Pereira. Y añadió: “Nos preocupa bastante el verano, si bien dijo que la provincia está preparada a través del plan de manejo del fuego, en nuestro parque (Salto Encantado), combatimos el fuego durante 45 días y seguimos con la misma maquinaria”.

“Hay mochilas que están perdiendo agua y no se pudieron arreglar. Estamos igual que en febrero”, aseguró la guardaparque.

En tono crítico hacia la gestión que encabeza el ministro renovador K, Víctor Kreimer, la delegada planteó: “Nos duele saber que el Ministerio, los que tienen que responder por nosotros nos dicen no podemos hacer nada, no tengo presupuesto. Y no nos dejan expresarnos”, sostuvo.

Prosiguiendo con su descripción de los problemas laborales asociados a la falta de recursos e infraestructura, Pereira contó que “en Misiones, la señal no es muy buena y en la mayoría de los parques no hay señal. Estamos aislados sin saber qué es lo que pasa durante una semana. Es feo cuando te dejan abandonado y no se preocupan”, lanzó Pereira, en referencia al régimen de trabajo de 7 días en los destacamentos y 7 de franco. “Vamos a seguir en asamblea permanente hasta que nos den una respuesta”, aclaró.

En el tramo final de la entrevista, la delegada se refirió a la cuestión salarial que golpea al sector, que debe mantener dos familias –la propia y a sí mismos en el lugar del trabajo. “Si seguimos con este sueldo o nos dan un aumento magro vamos a tener que seguir así hasta marzo, por la feria administrativa. Se hace muy difícil, no llegamos a cubrir lo básico, no llegamos a $120 mil (de sueldo) Y el guardaparque tiene dos familias para mantener, la propia y la del parque. Cuando uno viene, tiene que traer su mercadería, artículos de limpieza”, recalcó.

En esta línea, Pereira explicó que “solicitábamos una canasta básica y media” porque “nosotros trabajamos 360 horas al mes, cuando el máximo de un trabajador es de 180. Trabajamos el doble y cobramos la mitad. Todos los guardaparques, tenemos que hacer changas cuando estamos de franco”, reveló la delegada de ATE.

“No es justo que no tengamos un día para estar en nuestra casa, sin estar preocupados por no llegar a fin de mes”, sentenció.

fuente: misionescuatro.com

1 pensamiento sobre “Guardaparques en condiciones infrahumanas en los destacamentos: “Combatimos el fuego y seguimos con los borceguíes quemados y la ropa rota”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *