Biblioteca Móvil de Eldorado creó once nuevos espacios

Desde el año 2019 funciona en Eldorado una biblioteca móvil que recorre los barrios y escuelas de la ciudad. En éste período de tiempo creó 11 bibliotecas, entre ellas la bilbioteca inclusiva de la Escuela Especial Nº 6.

Vanesa Rotela, responsable de la iniciativa, explica las características de la misma “Empezamos a trabajar en el año 2019 con la idea de trabajar con los chicos de las escuelas mediante contenidos integrados, apuntando generalmente a la literatura misionera y a los escritores misioneros, porque queremos que la lectura apunte a las vivencias de todos los días de esos chicos. Para ello utilizamos cuentos cortos que utilicen en sus textos la flora y la fauna de la provincia, que es la que conocen. Además trabajamos con diccionarios para que puedan buscar aquellas palabras que no conozcan, y las actividades para introducir a los niños en la lectura incorporan actividades lúdicas”.

Actualmente la biblioteca móvil tiene una amplia agenda de actividades “Por mes hacemos entre 20 y 25 visitas. Son dos veces fijas por semana a distintos barrios, y tres a las escuelas, y a veces, dependiendo de las actividades, se agrega otra visita. La posibilidad de ir a las escuelas y a los barrios nos facilita mucho las cosas, ya que cuando vamos a un barrio muchos chicos nos conocen y saben de qué se trata. Entonces nos es más fácil trabajar”, agrega Vanesa.

En el corto recorrido de la historia de la biblioteca móvil ya se crearon 11 bibliotecas “Los libros con los que trabajamos son donados, salvo algunas excepciones que son comprados por la Dirección de Cultura municipal. Incluso existe la posibilidad de intercambio de libros. Por ejemplo en la última feria realizada en la Plaza Sarmiento logramos 35 intercambios. La gente iba con su bolsita con los libros que quería dejar y se llevaba algún otro. Eso hace que los libros circulen, que sean leídos por más gente. Allí apuntamos también con la creación de bibliotecas. Once son las que ya creamos en los barrios como n barrio Lomas del Paraná, Roulet, Elena, y la última creada en Pinares. Pero en algunos lugares no sólo llevamos los libros sino que también aportamos mano deobra para acondicionar el espacio como en el caso de la Escuela 381. También se creó la biblioteca inclusiva en la Escuela Especial Nº 6, y rindamos talleres y cursos de lectoescritura braille”.

Si bien las actividades están orientadas mayormente a los niños, Vanesa rescata el valor que tienen las bibliotecas para las personas mayores “El abrir esas bibliotecas no sólo sirve para los niños, ayuda a que los padres y las familias de ellos se familiaricen con los libros, aprendan su valor, sepan cómo cuidarlos y conservarlos, y se acerquen a la lectura, ya que muchos de ellos, sobre todo los niños, los únicos textos que p0r ahí conocieron, son los textos escolares, los manuales de estudio. Y la respuesta de los niños es realmente sorprendente cuando conocen y leen los cuentos. Demuestran mucho interés”, culmina Rotela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *