Ingenieros forestales piden más tiempo para erradicar el glifosato

Entienden que debe ser progresiva y no de dos años, como plantea el proyecto de ley que acompañan e impulsa el uso de productos biológicos naturales en Misiones.

El Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (Coiform) marcó posición respecto del proyecto de ley de promoción de la producción de bioinsumos en análisis en la Cámara de Diputados de la provincia. Señalan que comparten en términos generales la norma en debate, realizan observaciones y aportes y requieren extender el plazo de aplicación de aprobarse la ley.

“En el contexto provincial nos parece auspiciosa la decisión política expresada por el gobernador de la Provincia Oscar Herrera Ahuad, en su discurso del 1 de mayo de 2022 cuando sostiene que diseñamos un plan que pone a la sostenibilidad en primer lugar: cuidando los recursos y el entorno, la salud de nuestros pobladores rurales, y el rol de los pequeños productores y las pymes. En este nuevo modelo productivo que estamos haciendo realidad, declaramos a la provincia de Misiones libre de glifosato. Fertilizantes y herbicidas orgánicos únicos en el país, creados en nuestra provincia, se implementan en pruebas piloto para su posterior aplicación generalizada”. De esta manera, recuerdan la posición del gobierno en el documento elaborado por el Consejo Directivo del Coiform, en la reunión mensual de 16 de julio y puesto en conocimiento de las autoridades provinciales.

En cuanto a la normativa sostienen: “Compartimos, en términos generales, el Dictamen N° 46/2022-23 (23/junio/2022) de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Representantes”.

Ello, en alusión al proyecto de ley de promoción de la producción de bioinsumos, que tiene por objeto establecer un marco regulatorio para la investigación, desarrollo, producción, procesamiento, registro, comercialización y utilización de productos biológicos naturales, conocidos como bioinsumos.

Indican que “respecto al artículo 7, en lo referente a la prohibición de la utilización del glifosato, sus componentes y afines en toda la provincia, en un plazo de dos años, desde su publicación oficial, consideramos que se debe hacer una transición progresiva, por cuanto observamos que es necesario flexibilizar los tiempos, para lo que proponemos una transición gradual, porque técnicamente no están dadas las condiciones para su efectivo cumplimiento en el plazo preestablecido”.

La prohibición previa

Mencionan en el documento elevado a las autoridades que por Ley XVI N° 124, hoy está prohibido el uso de glifosato, sus componentes y afines, en los ejidos urbanos del territorio provincial, comunidades de pueblos originarios, establecimientos educativos y sanitarios cualquiera sea su denominación o rango; reservas naturales de cualquier tipo y denominación ya sean nacionales, provinciales, municipales o privadas; centros turísticos; cursos de agua dulce que proveen para consumo humano o su utilización para la producción agrícola ganadera.

Esta prohibición rige desde 1 de abril del 2020, “que es la fuerte restricción territorial que hoy opera sobre el uso del glifosato”.

Reemplazos por bioinsumos

“Entendemos que la promoción de reemplazos por bioinsumos no debe circunscribirse solamente a la prohibición del glifosato, sus componentes y afines, sino a todos otros productos fitosanitarios con potencial impacto negativo en el ambiente evaluando y ponderando, en todos los casos, los costos de oportunidad y su probada efectividad y eficacia”, destaca el documento.

Plantean que los productos fitosanitarios son insumos necesarios para el desempeño de las actividades agropecuarias y/o forestales (en el caso forestal con una incidencia menor), que requieren del adecuado asesoramiento y seguimiento técnico (profesionales matriculados) en sus usos, manejos y aplicaciones, pues sin ello pueden terminar afectando en diferentes grados al ecosistema.

Entienden que “es imprescindible el asesoramiento técnico-profesional responsable y evitar los impactos negativos que puedan suscitarse (por el uso inadecuado), priorizando el cumplimiento de las buenas prácticas de manejo en las actividades productivas con lo que contribuimos en gran parte a la solución del problema ambiental y social regional”.

Plantean que “los instrumentos normativos, por sí solos, no van resolver los problemas que hoy se tienen, si no viene acompañado de una adecuada y comprometida gestión territorial sostenible público-privada, con todo lo que ello implica, en donde los profesionales, productores, industriales, empresas, organizaciones e instituciones, etcétera, ligadas con las actividades agropecuarias y forestales asumamos el compromiso conjunto de involucrarse decididamente con ello, fortaleciendo una gobernanza ambiental”.

Abogan por un mayor profesionalismo
En el documento de Coiform los ingenieros también bregan “por un mayor profesionalismo en las actividades productivas e industriales”.

Indican que con ello se busquen alternativas más apropiadas y adecuadas, en este sentido, y a su vez, “solicitamos a las instituciones académicas y de investigación las respuestas necesarias que técnicamente nos posibiliten garantizar un ambiente regional en equilibrio, dentro de un modelo desarrollo territorial sostenible; estamos comprometidos en acompañar estos procesos en pos del bienestar y progreso de nuestra ruralidad provincial”, destacan en el escrito.

fuente: elterritorio.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *