9 de Julio. El municipio suspendió el pago de dietas a los concejales para pagar un juicio

El Concejo Deliberante aprobó por mayoría una ordenanza donde se autoriza al ejecutivo municipal a retener las dietas de los concejales para pagar un juicio por el cual le secuestraron judicialmente una motoniveladora y un móvil municipal.

El pedido de informes que realizó el Concejo Deliberante al ejecutivo municipal respecto a la situación judicial de una motoniveladora New Holland y un automóvil marca Peugeot.

La causa, el expediente 14857/2 2006 Reyes Antonio Adriano y Otro/a C/ Municipalidad de 9 de Julio S/ Daños y Perjuicios, se inició bajo la intendencia del ex intendente Luis Inocencio Cañete.

De acuerdo a la documentación presentada por el ejecutivo municipal en la reunión donde le solicitaron un pedido de informe sobre el estado el juicio, el actual intendente Rubén Kobler explicó que la demanda nunca fue contestada por el municipio, por lo que no pudo ejercer su derecho a defensa, lo que derivó en el secuestro de los vehículos mencionados. También mencionó que por el juicio de hicieron pagos parciales de más de tres millones de pesos (a valores históricos, no actualizados) sin poder recuperar los vehículos hasta el pago total del juicio.

El pedido de informes al intendente Kobler fue uno de los motivos por los cuales se produjo un cambio en las autoridades del Concejo Deliberante, donde el ex presidente Roberto Balbuena, hombre de confianza de Kobler, fue reemplazado por el concejal Francisco Javier Duarte, hijo del ex Intendente que sucedió a Cañete, Mansí Duarte, quien precisamente con su voto permitió la aprobación por 3 votos a 2 la retención de las ditas delos concejales.

Por la aprobación de la ordenanza votaron Duarte, Roberto Balbuena y Sandra Sanabria, mientras que por la negativa lo hicieron Rubén Darío Botta y Norma Dos Santos.

Precisamente Bota, uno de los que votaron en contra, manifestó que analiza la posibilidad de iniciar acciones legales contra la aprobación de la ordenanza porque no se ajusta a derecho, e interpreta que la ordenanza es en realidad un acto de persecución política del intendente por los cambios en el Concejo Deliberante, y las denuncias que se están investigando sobre la administración de Kobler “Una cosa es que nosotros decidamos donar nuestras dietas, y otra cosa es que se modifique de un día para otro los ingresos de los concejales”, expresó.

La ordenanza en su parte resolutiva expresa que las dietas de los concejales serán retenidas durante 4 meses consecutivos, y se les devolverá el dinero a partir del quinto mes en 12 cuotas consecutivas que serán abonadas con las dietas correspondientes a esos meses.

La ordenanza también fija que se le realice un descuento del 50% al suelkdo del Intendente Rubén Kobler, y de un 20% a los funcionarios municipales.

Lo llamativo del caso es que el hecho tiene origen en una de las peores administraciones de 9 de Julio como fie la de Cañete, y que 16 años después, aún continúa impune el accionar del ex intendente Cañete bajo cuya administración no se contestó la demanda iniciada, y que el propio actual Intendente Rubén Kobler, ocupó la banca de concejal de 9 de julio y es intendente de dicha localidad desde el 10 de diciembre de 2011, y recién ahora se tomó conocimiento público de la situación de los móviles municipales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *