Intervinieron las cajas de la CELO y embargarán la venta externa de cash power y pago de facturas

La empresa estatal Energía de Misiones S.A (ex EMSA) pedirá a la justicia la intervención de las cajas externas que tiene la CELO para embargar la recaudación de la venta de cash power y pago de facturas. Hay cuatro puntos fuera de la cooperativa donde los socios abonan sus boletas y compran energía prepaga: Axion del centro, el supermercado Gauze, Zoom producciones y el pago fácil de la galería Caa Yarí.

De esta forma, la distribuidora de energía eléctrica provincial busca cobrar los más de mil millones de pesos que le adeuda la cooperativa obereña.

Este viernes, mediante orden judicial y con presencia policial, se intervieron las cajas de la CELO para cumplir el embargo, y además el Ministerio de Acción Cooperativa designó a la contadora Midori Natasha Kairiyama, como fiscalizadora de la cooperativa quien además deberá informar detalladamente sobre la situación de la institución.

Esta semana, Virginia Kluka, presidente de Energía de Misiones (EMSA), solicitó un veedor judicial para incautar la recaudación diaria en las cajas de la CELO a fin de cobrar los más de mil millones que adeudan por energía, según informó. La semana pasada se conoció el embargo de 188 millones de pesos más otros 46 millones a través de las cuentas que tiene la institución en el banco Nación.

Además habló de una posible intervención judicial para que se embargue el patrimonio personal de los directivos. En ese sentido, Kluka aseguró que los responsables de la CELO, encabezados por el presidente Pedro Andersson, todavía no elevaron «ningún plan, ni propuesta concreta hasta la fecha», para resolver esta situación.

Están judicializados los períodos uno, dos y tres del 2022, mientras que la semana próxima vence el período cuatro del 2022, «si no cumplen con esa factura va a crecer la deuda», señaló. La facturación de la CELO ronda los 100 millones mensuales. En un principio la medida cautelar fue por dos períodos, pero el último lunes EMSA amplió por el tercer período.

Kluka aseveró que la deuda de la CELO produce un daño económico a EMSA, razón por la que ya se analiza embargar los bienes personales de los directivos.

No obstante, Kluka descartó cortar el suministro eléctrico a la CELO ya que perjudica a los ciudadanos de Oberá.

fuente: infoberdigital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *