La industria misionera, la mayor generadora de empleo en el Norte Grande, con la foresto-industria como protagonista

Misiones es, por lejos, la provincia con el mayor volumen de trabajadores formales en el sector privado de todo el NEA. Concentra el 35% del total regional, y es la única en superar los 100 mil puestos de trabajo. Además, ampliando la comparación al Norte Grande, Misiones se ubica tercera, solo por debajo de Tucumán y Salta, dos provincias con un fuerte perfil agroindustrial, pero también comercial, similares características al perfil misionero.

Además de esa caracterización, Misiones fue la provincia que más empleo creó en el Norte Grande, en valores absolutos, durante 2021: 5.623, sobre un total regional agregado de 35.521. Detrás quedaron Chaco y Tucumán (+5.442 y +5.302, respectivamente), según datos del CEP XXI.

En ese marco, el protagonismo misionero está dado en el sector industrial, donde no solo se destaca su volumen de empleo, sino también su crecimiento. La industria, en el agregado regional, concentra 124.960 empleos. De ese total, el 18,2% está en Misiones, siendo la segunda más alta, solo detrás de Tucumán (22,9%), y estas dos provincias son las únicas con más de 20 mil empleos registrados en la industria.

En el NEA, particularmente, la industria de Misiones casi duplica a Corrientes en puestos de trabajo (22.745 vs. 13.133), y le saca más de una cabeza de ventaja a Chaco (8.317) y Formosa (2.693)

Pero lo más relevante en este escenario es la generación de puestos de trabajo: en 2021, el Norte Grande logró crear unos 4.315 empleos industriales. De ese total, 1.009 se lograron sólo en Misiones. Es decir, Misiones generó 1 de cada 4 nuevos empleos industriales en toda la región ampliada del Norte Grande. Si la comparación la hacemos solo en el NEA, el predominio misionero es aún más fuerte, creando casi 2 de cada 4 nuevos empleos.

La comparación contra 2020, sin embargo, no es requisito único para poder determinar si existe recuperación, rebote o crecimiento, debido a los problemas que trajo la pandemia y sus consecuentes impactos sobre el empleo. Por ende, lo verdaderamente relevante es observar su situación contra el 2019, período también impactado por otro tipo de problemas (recesión) pero indicador válido para hablar de un crecimiento.

El Norte Grande, en su conjunto, logró crear en 2021 5.078 empleos industriales en relación con 2019. De ese total, 1.476 se crearon en Misiones, el mayor valor entre las diez provincias de la región: representa el 30% del total de los empleos creados, y el 42% solo en el NEA.

Misiones, con estos datos, ratifica su condición de líder en el sector industrial, algo que se consolida con la comercialización de su producción: recordemos que, dentro del Norte Grande, Misiones se ubica en el top tres de mayores exportaciones de productos manufacturados tanto de origen agropecuario como industrial.

Esta situación no está dada por azar, sino que es la consecuencia del aprovechamiento de las capacidades productivas propias y de políticas públicas que tienden a ello. El fortalecimiento de la industria no solo genera empleo, sino también desarrollo local, recursos para la provincia y la posibilidad de potenciar otros sectores conexos a esta actividad, que a su vez permitirán mayor generación de puestos de trabajo.

Además, la industria implica, sobre todo en el caso misionero, añadir valor agregado a la riqueza local, que repercute de manera muy importante en el círculo mencionado anteriormente.

La foresto-industria es prueba de ello. El sector forestal representa casi el 10% del PBG provincial y cerca del 40% de las exportaciones misioneras. Además, Misiones es una de las provincias con mayor superficie de plantaciones forestales: 417.627 hectáreas, el 32% del total nacional, según el MAGyP de la Nación.

El empleo foresto-industrial está compuesto de dos sectores: el vinculado a la silvicultura y extracción forestal (actividad primaria) y el industrial (madera y elaboración de productos vinculados a ella).

A diciembre de 2021, la foresto industria explicaba 21.926 empleos en el Norte Grande; de ese total, 12.035 están situados en Misiones: es decir, participa del 54,9% del total regional, y del 65,5% si se limita al NEA.

En el NEA, los empleos foresto industriales de Misiones casi triplican a los de Corrientes (12.035 vs. 4.470), y son infinitamente mayores a los chaqueños (1.698), mientras que Formosa prácticamente no tiene desarrollada esta actividad (apenas 170 empleos)

En todo el Norte Grande, además, es la única provincia en tener más de diez mil empleos formales en esta actividad. Pero, también, es la que muestra la mayor expansión.

En 2021, Misiones logró crear 775 empleos en este sector, comparado con 2020. Todo el Norte Grande generó 1.059: es decir, el año pasado Misiones generó 7 de cada 10 empleos foresto industriales de todo el norte (y casi 8 de cada 10 en el NEA). Contra 2019, la situación es similar: Misiones sumó unos 963 empleos y el Norte Grande en su conjunto, 1.351.

Si bien Misiones aún no logró alcanzar los valores máximos históricos que tuvo esta actividad (poco más de 14 mil empleos en 2008), existe un proceso muy importante de recuperación de empleo de la mano de políticas públicas activas tendientes al fortalecimiento del sector, y a una agenda ambiental-industrial inédita en la Argentina.

La foresto industria misionera es un ejemplo de cómo superar ciertas antinomias. Mientras que hay sectores que afirman que lo industrial necesariamente va a contramano de lo ambiental, Misiones promueve el desarrollo del sector de la mano de una fuerte política de cuidado y sostenimiento de bosques nativos, generando incluso beneficios ambientales no solo a la región, sino al país, punto por el cual las autoridades misioneras piden reconocimiento a la Nación.

La foresto industria, de la mano de los complejos té y yerba mate, tabaco y el turismo, son los grandes pilares económicos-productivos de la provincia, y en todos está mostrando buenos desempeños en el último año.

La participación y protagonismo del sector privado es fundamental, y su articulación con el sector público es el eje clave para potenciar estos sectores. Aun con muchos desafíos pendientes, el avance positivo de estas actividades colabora de manera más que significativa al proceso de desarrollo integral, sustentable e inclusivo que busca la provincia.

Fuente: Economis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *