“Eldorado es una ciudad inaccesible”

Fue lo manifestado por Claudio Caminitti, presidente de APADEL (Asociación de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad de Eldorado) al ser consultado sobre las barreras arquitectónicas existentes en la ciudad.

“Si vos mirás la legislación existentes pareciera que los discapacitados no deberían tener ningún tipo de problemas. Tenemos ordenanzas, ley provincial, leyes nacionales, pero en la práctica es muy poco lo que se cumplen”, expresa Caminitti. “La ciudad nosotros decimos que es inaccesible para las personas con discapacidad. Casi ningún edificio público tiene las condiciones de acceso para los discapacitados, casi no hay personal capacitado en lenguaje de señas en atención al público, las veredas están llenas de obstáculos, y hasta algunas de las rampas que se han construido no cumplen con las condiciones necesarias para brindar seguridad a los discapacitados”.

Las condiciones que relata el presidente de APADEL son verificables a simple vista por cualquier vecino que circule por la ciudad: veredas en mal estado, cestos de basura en casas particulares sobre la línea de la vereda, canteros privados en las veredas, aires acondicionados a media altura sobre la línea de edificación municipal y una ausencia casi total de rampas en las esquinas, salvo en algunos lugares del microcentro.

“Nosotros tenemos una legislación vigente que impide muchas de esas acciones y nos obligan a otras”, explica la Arq. Norma Pretzel, directora de Planeamiento municipal, incluso en el nuevo Código de Planeamiento que está considerando el Concejo Deliberante se abordan muchos aspectos. En estos momentos nuestros esfuerzos están orientados a que todas las construcciones nuevas cumplan con las condiciones de accesibilidad a las personas con discapacidad. Pero tenemos el problema de todas las construcciones anteriores a la legislación que son difíciles de resolver. En cuanto a las barreras arquitectónicas existentes en la vereda el trámite que se debe hacer es, si algún vecino observa esa situación, es denunciar en la Dirección de Planeamiento, y nosotros invitamos al vecino que incumple las normas a que solucione el problema. Si eso no sucede se da intervención al Juzgado de faltas. Otro de los temas son las obras públicas necesarias para la accesibilidad. Eso también llevará un tiempo corregir porque depende de una cuestión presupuestaria”.

En Eldorado, en el año 2020, se llevó a cabo el Parlamento de Personas con Discapacidad.

“Nosotros participamos activamente del parlamento, dice Caminitti, y se elevaron 7 proyectos de ordenanza tendientes a lograr la inclusión de los discapacitados. Recién en estos días me dijeron que uno de ellos, el de capacitación al personal municipal, estaría siendo considerado para poner en práctica. O sea… legislación sobra, falta voluntad política para implementar lo que ya está escrito. Pero hay un problema del cual surge todo que es la invisibilización de los discapacitados. El censo del año 210 dice que en Misiones había 155 personas con algún tipo de discapacidad. Hoy se calcula que ronda los 280 mil. Pero de acuerdo a los datos oficiales en Misiones sólo hay 21 mil CUDs (Certificado Único de Discapacidad) eso quiere decir que hay 160 mil personas invisibilizadas. Entonces el problema es más complejo porque no se quiere ver la realidad”.

Otra delas situaciones con las cuales deben lidiar las personas con hipoacusia es la falta de empleados públicos en gran parte de la administración capacitados en lenguaje de señas. En ese sentido el año 2021, durante la edición de la Feria del Libro de Eldorado, se adelantó que se harían una serie de talleres para aprender lenguaje de señas que se espera se realicen en el presente año.

“El único caso que conozco yo, grafica Caminiti, es el de una empleada del Concejo Deliberante que se capacitó en lenguaje de señas porque ella quiso, se interesó. Después es muy poco lo que hay, y en la actividad privada como comercio u otras, casi no hay. Si vos sumás todo lo que te digo y es comprobable, todo eso es lo que nos lleva a decir que Eldorado es una ciudad inaccesible”.

En primera persona

Toribia es una mujer que desde hace 10 años se traslada en silla de ruedas debido a la amputación de una pierna. Vive en el km. 10 y suele salir acompañada de su nieta Geraldine. Preguntadas por El Territorio acerca de las dificultades que surgen al transitar con sillas de ruedas por la ciudad manifestaron que en los últimos años mejoró bastante la situación. “Nosotras somos de salir todo el tiempo. No vemos a la situación como una discapacidad y por suerte hay bastantes accesos en esta zona, pero el problema es la gente. La gente no respeta. Estaciona sobre las rampas y se enojan si les llamás la atención y hay muchas dificultades en la avenida. Las veredas son muy altas y en muchas esquinas no hay rampas. Pero creo que hemos crecido como sociedad en este tema”, cuenta Geraldine.

Como mensaje a la comunidad expresó “Creo que estamos creciendo como ciudad, como país en esto de la igualdad, pero los funcionarios deberían salir un poco más para ver qué es lo que pasa con éste tema y ponerse en el lugar del otro y solucionar los problemas que hay”.

Es válido aclarar que la entrevista fue realizada en el centro de la ciudad de Eldorado, donde se concentra la mayoría de las rampas construidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *