Exigen a intendentes que rindan obras con fotos georreferenciadas

Desde este año se exigirá como mínimo 8 fotos mensuales de cada trabajo. Además, deberán presentar datos que permitirán vigilar el movimiento de fondos y el avance físico, entre otros puntos.

A raíz de las demoras e incumplimientos que se registraban, desde este año, los 77 intendentes misioneros deberán rendir todas las obras realizadas con fotos y datos de ubicación georreferenciada, sean financiadas con fondos nacionales, provinciales o municipales, eso es indistinto. Se le exige nada menos que ocho fotos mensuales, como mínimo, de cada obra.

Esta medida quedó establecida mediante la Resolución 02/2022 del Tribunal de Cuentas donde se hizo conocer un extenso “instructivo para la rendición de obras municipales” que exige, además de las fotos, numerosos datos que permitirán un seguimiento casi “día a día” sobre el movimiento de fondos, el avance físico de la obra, los responsables institucionales y técnicos y otra documentación obligatoria e indispensable.

Claramente, la intención del TC es poner la lupa sobre los manejos de los intendentes, principalmente algunos que son regularmente convocados para “aclarar” sus rendiciones o completar documentación.

La normativa además unifica los criterios referentes a las presentaciones física y digital, exigidas para la rendición de obras.

Aspectos como la documentación obligatoria y formas de contabilizar y rendir los fondos recibidos son contemplados en este nuevo instrumento. Además, no tienen excusa para demorarse ya que pueden elevar toda la documentación en forma virtual.

Consta de cuatro puntos centrales en los que se hace hincapié: certificado de la obra con todos sus datos, declaración jurada de avance físico y financiero de la obra, movimiento de fondos con detallada información y fotos georreferenciadas.

Hace algunos años hubo una saga de intendentes que representaron verdaderos papelones para la política de austeridad y transparencia que pretendía mostrar el Frente Renovador y, puertas adentro, con este nuevo mecanismo de control, sumado al “refresh” y la incorporación de gente nueva a la política, se pretende dejar esos antecedentes en el pasado y no volver a repetirlos.

Sólo por recordar algunos: Luis Benítez de San Vicente, Alberto Coleco Krysvzuk de El Soberbio, Carlos Jair Pereira de El Soberbio; entre otros.

Consultada por PRIMERA EDICIÓN, la titular del organismo de control, Fabiola Bianco, expresó que los principales problemas que encontró al asumir ese cargo, hace cinco años, eran “que no rendían cuentas” y que “había demoras de hasta cinco años para un balance municipal”.

Con la pandemia se aceleró la digitalización y, mediante exigencias del organismo, también se acortaron los plazos de los intendentes para cumplir lo que manda la Ley Orgánica del HTC. Además, hubo una condensación que permitió pasar de 500 normas a 34 actuales, simplificando los procesos.

“Lo que buscamos es que todos rindan de la misma manera, con datos indispensables y que concentren la información en un solo formulario, porque antes cada uno rendía a su manera. Si el fiscal detecta algún dato que llama la atención le pedirá una ampliación de la documentación en papeles y fotos”, explicó Bianco.

Además de mejorar el control, la funcionaria admitió que también sirve para “corregir desmanejos y defectos en las presentaciones” así como también “verificar el destino, intangibilidad, la eficiencia en el uso de los recursos, que contribuye a la transparencia”.

Foto georreferenciada
La novedad de esta exigencia, claramente, es la foto con ubicación georreferenciada. Los organismos de la Nación ya tenían esta exigencia de ubicación, pero la foto es algo totalmente algo “novedoso”.

El instructivo que llegó a los despachos de cada uno de los jefes comunales de Misiones, para dolor de cabeza de unos cuantos, expresa que “se deberá acompañar la presentación mensual obligatoria con ocho fotografías de 1920×1280 píxeles (2,5 MP) como mínimo requerimiento técnico, con georreferencia y su respectiva nomenclatura tanto en grados, minutos y segundos al pie de cada foto, que reflejen el grado de avance de la obra que se está certificando”.

Agrega más: “Cuatro de ellas (fotos) deben ser tomadas desde cada vértice y cuatro desde el centro de la misma en dirección a los 4 puntos cardinales”.

“Las fotos deberán permitir observar y evaluar el grado de avance físico informado en cada caso particular, ya sea pintura, instalación eléctrica, o cualquier otro avance a certificar”, se indica.

Además, “al inicio, en una única presentación inicial, se deberá presentar el polígono de intervención del terreno donde se efectúa la obra en un archivo formato kml”.

Por último, “en caso de obras de pavimento, empedrado, cordón cuneta y badenes será necesario, como mínimo, tres fotografías siendo las mismas del punto inicial, medio y del final de la obra”.

Mejorar el sistema

El intendente de Campo Grande, Carlos Sartori, que además es presidente de la CODEIM (Comisión de Desarrollo Estratégico e Integral de Municipios), fue consultado por este Diario sobre el nuevo mecanismo.

“Las obras nacionales ya se ejecutaban con datos georreferenciados. Ahora se van a georreferenciar las obras del municipio cuando son aportes del tesoro provincial”, señaló.

Agregó que “antes nunca se rendía al Tribunal de Cuentas, era a los organismos que financiaban las obras, como Vialidad o Iprodha, ahora será al Tribunal de Cuentas”, indicó.

Sobre los cambios en los municipios, dijo que “nos obliga a mejorar el sistema, introducir modificaciones del sistema, para eso están trabajando los equipos de informática para migrar la información”.

Pero negó que sea más burocrático, al contrario: “Nos facilita la transparencia en la rendición de fondos”, dijo y reconoció que “en este último tiempo hay una dinámica de trabajo con el HTC que facilita la tarea a los que hacen bien las cosas”.

fuente: primeraedicion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *