Detectan cardiopatía congénita en zonas de trabajo con agrotóxicos

Es una malformación del corazón que no tiene causa específica, pero en Misiones la encuentran mucho en hijos de madres adolescentes o de trabajadores rurales.

Hoy se conmemora el Día de las Cardiopatías Congénitas, malformaciones en el corazón o de los grandes vasos sanguíneos que se pueden encontrar en el feto y en el recién nacido, y si bien son idiopáticas, no tienen una causa específica de origen, hay ciertas condiciones que favorecen su desarrollo.

En Misiones, la médica cardióloga Marcela Woloszyn, jefa del servicio de Cardiología Infantil del Hospital Pediátrico y Referente de Cardiopatías Congénitas, señaló que existe un alto índice de detección de nuevos casos en la provincia. En diálogo con El Territorio contó que lo que sostiene la ciencia a nivel mundial es que uno de cada 100 nacidos vivos puede llegar a tener una cardiopatía simple que evoluciona naturalmente y se corrige sin ningún inconveniente o puede ser compleja.

Aunque no hay causa específica para que el feto desarrolle esta malformación, explicó que se ven muchos casos en embarazadas adolescentes y mujeres que usan o viven en zonas donde se utilizan agentes tóxicos en las plantaciones.

“Acá lo que vemos mucho es cardiopatías en niños de madres muy jóvenes o madres añosas, que no es regla pero puede predisponer. También vemos que tiene mucha influencia la cercanía o los trabajadores con agrotóxicos, que están vinculados a ciertas malformaciones no sólo cardíacas sino también de otros órganos”, contó.

También hay otras condiciones que pueden favorecer como “antidepresivos que pueden generar ciertas cardiopatías y alterar válvulas del corazón que se llama anomalía de Ebstein. Además, el lupus en la madre puede ocasionar trastornos en la parte eléctrica del corazón del bebé y en algún momento necesitar marcapasos. También en mamás o familiares directos con cardiopatías se acrecienta la posibilidad de que ese niño pueda tener una cardiopatía”.

Indicó que actualmente tienen unos 1.500 pacientes detectados y en seguimiento. «La verdad es que manejamos mucha cardiopatía en la provincia. Por día cada profesional está viendo entre ocho y diez cardiopatías en seguimiento o con reciente diagnóstico”, explicó.

La especialista diferenció entre las cardiopatías simples y las complejas. “Sabemos que el corazón se forma y termina de formar entre la cuarta y octava semana de gestación. Así que desde ese momento hay indicios de que va a pasar con esa estructura cardíaca y si bien hay algunas estructuras anatómicas que no terminan su maduración en ese momento y lo hacen tardíamente, hay distintas rutas y distinta complejidad”, precisó.

Ecocardiografía

Así, resaltó que en Misiones desde 2010 es obligatorio por ley realizar una ecocardiografía para detectar precozmente está malformación, pero lamentó que muchos profesionales aún no la piden en los exámenes de rutina para una embarazada.

“Es fundamental la detección precoz, ahora está a mano de toda embarazada hacerse la ecocardiografía fetal, tanto en el sistema público como en el privado. Fuimos una de las primeras provincias que tuvo una ley a través del doctor Lisandro Benmaor para acceder a este estudio que es parte del screening habitual de toda embarazada y que se hace a partir de la semana 20 hasta la 28, que es el rango ideal”, destacó y agregó: “Vemos que todavía hay áreas donde no la incorporaron los ginecólogos o ginecobstetras en la rutina habitual de la embarazada, esa es la sensación. A veces en localidades del interior o embarazadas de muy bajos recursos no llegan a tener una instancia de un buen control ginecobstétrico durante el embarazo”.

En la ecocardiografía lo que se hace es un paneo general para ver cómo está ubicado el feto en la panza de la madre y luego se enfoca en el tórax del bebé para evidenciar el corazón y los grandes vasos sanguíneos.

Así se puede detectar ya cuando el niño está formándose si tiene o no una malformación congénita compleja en el corazón y hacer el seguimiento adecuado y si es necesario derivar a otro especialista para evaluar si va a necesitar algún tipo de cirugía en las primeras horas o días de vida.

“Somos una de las provincias que más cardiopatías tiene y que se detectan, pero gracias a Dios, al día de hoy más del 80% son tratables para darle una calidad de vida adecuada al niño. La ecografía sirve para detectar, no es que uno va a solucionar el problema durante la etapa fetal, pero sí abrir la puerta y encaminar a los padres para que sepa que el niño tiene una cardiopatía, que es tratable o que es una malformación simple y que puede llegar a resolverse sola en la etapa fetal o en los primeros meses/años de vida”, precisó la médica que coordina el equipo cardiológico del Hospital Pediátrico.

Para aquellos niños a los que no se les realizó una evaluación de este tipo en la etapa fetal, recomendó que tengan un pediatra de cabecera que pueda hacer un examen físico adecuado.

En tanto, las cardiopatías que no se resuelven solas, se tratan quirúrgicamente. “También hay otras que son más complejas que son las llamadas ventrículo único y otras que quizás no se van a corregir nunca pero sí se pueden hacer tratamientos correctivos tanto quirúrgicos como médicos y el paciente puede llegar a la cuarta o quinta década de la vida con una calidad de vida lo mejor posible. Quizás no va a hacer actividad física competitiva pero en estas cardiopatías complejas que antes el niño fallecía al nacer, hoy en día se detectan, se las puede tratar y tener resoluciones paliativas y poder hacer una vida prácticamente normal, escolarizarse, insertarse laboralmente. Avanzó mucho la tecnología, la ciencia y la parte quirúrgica también”, sostuvo.

Por último comentó que esperan hacer un evento de concientización en la ciudad de Posadas a finales del mes de abril.

Pautas para estar alerta

La médica cardióloga Marcela Woloszyn dio algunas pautas de qué deben llamar la atención al padre para hacer la consulta. “Uno es que el niño esté siempre muy irritable, que no quiera comer, que no tenga la coloración de la piel adecuada, que en épocas invernales o al comer tenga mucha sudoración, que esté pálido y tenga los labios y las uñas azules. También se tiene que sospechar si está siempre en modo taquicárdico o vive con problemas respiratorios y siempre en consulta por bronquiolitis o broncoespasmo. Entonces, todo eso puede ser sospecha de que puede haber una cardiopatía, son pautas de alarma que el pediatra las debe encaminar y mandar al especialista y siempre el examen físico al inicio de la etapa escolar que son pasos que ayudan al seguimiento”, explicó.

fuente: Esteban Bueseck – El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *