Las bestialidades conceptuales de los asesores legales de la CEEL

Que el asesor legal de la CEEL Claudio Ramírez actúa más como un militante del poder que como asesor legal de una entidad que tiene más de 30 mil socios y que debería (teóricamente) salvaguardar los intereses delos socios mediante su trabajo, y no los intereses de quienes lo contratan, es un hecho conocido desde hace varios años.

Sólo los necios, o los que defienden privilegios de una casta, no quieren ver esta realidad.

Ramírez es el caso típico del burócrata escondido en las sombras que brinda sus servicios técnicos a quienes le pagan.

El problema surge que sus honorarios los pagan los socios, a quienes debería brindar sus supuestos conocimientos, y no el Consejo de Administración de la CEEL.

Pero más allá de su opción de vida por el dinero, una opción personal que responde a valores éticos de cada una de las personas y al ser una opción personal se podrá compartir, o no, el planteo que hizo públicamente el Dr. Claudio Ramírez respecto a la validez de la asamblea de la CEEL es que la misma nunca comenzó, y por lo tanto no puede ser declarado inválido algo que nunca ocurrió.

Veamos al respecto lo que dice la Ley de Cooperativas que es la que fija, nacionalmente, el funcionamiento de las cooperativas en cuanto a la convocatoria de asambleas.
Expresa, en el ARTICULO 49.- “Se realizan válidamente, sea cual fuere el número de asistentes, una hora después de la fijada en la convocatoria, si antes no se hubiera reunido la mitad más uno de los asociados”.

En el mismo sentido se manifiesta el Estatuto Social de la CEEL en su ARTÍCULO 41 (Dentro del Capítulo VI denominado “De Las Asambleas”): “Las Asambleas se realizarán válidamente, sea cual fuere el número de asistentes, una hora después de la fijada en la convocatoria, si
antes no se hubiera reunido la mitad más uno de los Delegados”.

Ante esta situación Ramírez plantea que la Asamblea nunca comenzó entonces el vicepresidente Bonifacio Romero estaba habilitado para suspenderla porque supuestamente no estaban dadas las condiciones de seguridad para realizar la asamblea.

Más allá de que las condiciones de inseguridad las propiciaron los delegados de la Lista Celeste (a quien responde Ramírez) y que queda demostrado ante el hecho que 55 de los 106 delegados acreditados, la mayoría, continuaron sesionando sin ningún tipo de alteración ni disturbios, Ramírez plantea que el vicepresidente Bonifacio Romero tenía las facultades de suspenderla.

El Capítulo VI del Estatuto Social, que es el que norma el funcionamiento de las asambleas comprende desde el art. 39 al art. 55 inclusive.

Como en todo acto marco legal que comprende varios aspectos, no se puede analizar uno de los aspectos sin tener en cuenta los otros.

En éste sentido el art. 39 expresa “Las Asambleas serán constituidas por Delegados, pudiendo ser Ordinarias y Extraordinarias”
El art. 40 “Las Asambleas tanto Ordinarias como Extraordinarias serán convocadas con quince (15) días de anticipación, por lo menos, a la fecha de su realización, inclusive aquellas en que, por cualquier causa, deban elegirse Consejeros y/o Síndicos. La convocatoria incluirá el Orden del Día a considerar y determinara fecha, hora, lugar de realización y carácter de la Asamblea. La realización de la Asamblea será comunicada a la autoridad de aplicación y al órgano local competente acompañando, en su caso, la documentación mencionada en el artículo treinta y cuatro de este Estatuto y toda otra documentación que deba ser considerada por la Asamblea. Dichos documentos serán puestos a la vista y a disposición de los Delegados en el
lugar en que se acostumbre exhibir los anuncios de la Cooperativa. Los Delegados serán citados por escrito a la Asamblea, haciéndoles saber la convocatoria y el orden del día y el lugar donde se encuentra a su disposición la documentación a considerar”.
El art. 41 ““Las Asambleas se realizarán válidamente, sea cual fuere el número de asistentes, una hora después de la fijada en la convocatoria, si antes no se hubiera reunido la mitad más uno de los Delegados”.
Y el art. 42 “Cada Delegado deberá exhibir la credencial expedida por el Consejo de Administración que le servirá de entrada a la Asamblea y firmará el Libro de Asistencia, el cual será cerrado por las autoridades de la Asamblea en el mismo instante en que ésta se pronuncie sobre Ias credenciales de los Delegados”.

Todos los pasos previstos en los citados artículos fueron cumplidos, y tal como expresa el Art. 40 los consejeros y autoridades de la CEEL no forman parte de la asamblea por lo cual no tienen ninguna autoridad para suspenderla. Por ello Ramírez plantea que la Asamblea nunca se realizó, porque reconocer que se inició y la suspende el vicepresidente no tiene ningún asidero legal y es reconocer la derrota.

Pero en el planteamiento de Ramírez falta algo. Y no es por error o desconocimiento.

106 delegados acreditaron su ingreso al espacio donde se realizó la asamblea. Para quienes no estuvieron es dable recordar que nadie podía entrar al local de la ex CAE si no tenía su acreditación como delegado, era autoridad de la CEEL, o un empleado de la CEEL afectado al operativo de la asamblea.

Es decir que los delegados ingresaron esperaron, se producen los disturbios promovidos desde la Lista Celeste con el objetivo de suspender la asamblea ante la evidencia de que perdían, los delegados de la Celeste se retiran, y el resto de los delegados (mayoría) aplica el art. 41 que habilita comenzar la asamblea con la cantidad de delegados que estuvieron presentes.

No contento con ello el vicepresidente Bonifacio Romero plantea, de acuerdo a los videos que se pueden ver en ese momento, que la Asamblea se suspende y pasa a cuarto intermedio.

Siguiendo el razonamiento de la enorme sapiencia de Ramírez ¿Cómo puede pasar a un cuarto intermedio una asamblea que nunca comenzó?

Más allá de que Romero, al no formar parte de la asamblea carece de la más mínima autoridad para suspender la misma o hacerla pasar a cuarto intermedio.

En ningún lugar de la Ley de Cooperativas, o en el Estatuto Social de la CEEL, se establece la obligatoriedad de la presencia de las autoridades de una cooperativa como requisito para que se inicie una asamblea.

Si no sería muy fácil para los corruptos o malos administradores de una cooperativa. No asisten a una asamblea entonces la misma no es válida. Una bestialidad conceptual que no forma parte de ninguno de los principios éticos, morales y legales del sistema cooperativo.

Por eso mismo, para evitar esas situaciones, existe el Art 49 en la Ley de Cooperativas y el art. 41 en el estatuto. Porque la asamblea está conformada por delegados, no por las autoridades.

Sin embargo, por sus declaraciones a medios de Eldorado, Ramírez dice que no había autoridades. Basado en qué artilugio legal vaya uno a saber, podrá inventar algo, encontrar algún vericueto jurídico para extender la agonía y dar manotazos de ahogado confiando en que el poder político les tire una soga para salvar la ropa.

Cuál será el final de lo sucedido no estoy en condiciones de decirlo porque no tengo la bola de cristal, ni soy tarotista.

Lo que sí me queda claro son los fines con los cuáles se orquestó toda la payasada de la asamblea realizada (defendida por los supuestos conocimientos de Ramírez y 7 abogados más que forman parte del aparato legal de la CEEL) que es no perder sus privilegios.

Juan Carlos Magliano

3 pensamientos sobre “Las bestialidades conceptuales de los asesores legales de la CEEL

  1. Excelente Juan Carlos!!
    Coincido totalmente con tu análisis. Tanto la mamarrachada jurídica del inepto de Ramirez, como el vergonzoso actuar de Bonifacio ROMERO y su clan patoteril de delegados de Lista Celeste.
    En toda asamblea cualquier modificación al Orden del Día se debe hacer a través de una MOCIÓN DE ORDEN propuesta por algún asambleísta, en este caso un delegado. Y esa MOCIÓN debe se votada y aprobada por mayoría simple. Esto no ocurrió.
    Espero que El Ministerio de Acción Cooperativa sea coherente y se expida en forma objetiva e imparcial.

  2. Amigo es así, son todos personajes nefastos que van fundir a la cooperativa empezando por la comisión directiva, después vienen el CPN «Ansi»Cardozo, Babi,El síndico, el asesor legal, etc. Realmente lamentable, y un poco nosotros tenemos la culpa en no ir a votar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *