Eldorado. La Casa Refugio recibe un promedio de 50 denuncias mensuales

foto ilustrativa

De las 50 denuncias que se dan por violencia de género un 90% corresponden a mujeres y un 10% a hombres. Además se encuentran distribuidos 33 botones antipánico.

La Casa Refugio de la ciudad tiene sus inicios en el año 2019 cuando se un convenio entre el municipio y la provincia en ocasión de cumplirse la conmemoración del “Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, el 25 de noviembre de 2019, aunque su funcionamiento data de un par de años antes, y a partir del año 2020 se constituye como Casa Refugio.

Actualmente, en el organigrama municipal y desde el mes de septiembre, funciona bajo las directivas de la Secretaría de Gobierno. Anteriormente estaba bajo la órbita de la Secretaría de Acción Social.

“Nosotros estamos abocados a dar acompañamiento psicológico y social a quienes sufren violencia de género mediante distintas herramientas que van desdelo económico, en el caso de los planes Acompañar, como en la concientización sobre la realidad de violencia en la cual viven muchas personas dentro del ámbito familiar, yendo a los barrios, haciendo charlas, detectando casos y otorgando una red de contención a quienes son víctimas de la violencia de género”, explica Leticia López quien está a cargo de la institución.

Los datos brindados por la responsable dan cuenta de la frecuencia con que las personas sufren éste tipo de situación. «Actualmente no tenemos a ninguna persona institucionalizada, es decir instalada en la casa refugio. Y existen alrededor de 50 denuncias mensuales en la justicia donde aproximadamente un 10% corresponden a hombres. Y tenemos distribuidos en la ciudad 33 botones antipánico”.

Los botones antipánico, diseñados para que puedan ser activados en el caso de que el cónyuge viole alguna perimetral dispuesta por la justicia, son activados, de acuerdo a lo expresado por López, con frecuencia. “El trabajo de contención incluye a distintos organismos. En el caso de las personas que realizan la denuncia uno de los primeros pasos es tratar de ubicar a la víctima de violencia n un espacio de contención que puede ser con algún pariente o amigo que se la brinde. En algunos casos más graves, a través del accionar de la justicia, se fija una perimetral para que el violento no se pueda acercar a la víctima y a ella se le otorga un botón antipánico. En muchos casos la perimetral es violada y allí ya se denuncia a la justicia para que quien infringe la perimetral sea detenido. Por eso hay que estar atento a cualquier hora porque esas violaciones se pueden dar en cualquier momento del día”.

Uno de los datos brindados, y a menudo desconocidos, es el porcentaje de hombres que sufren violencia de género. “Como decía, expresa López, un 10% de los casos que atendemos son de hombres. Que por ahí puede representar un porcentaje bajo pero que es significativo porque por una cuestión cultural al hombre le cuesta más reconocer que es víctima de violencia de género. Las leyes protegen a personas de todos los géneros que sufren violencia, pero los hombres tienden a visualizar que sólo protege a las mujeres cuando no es así”.

El papel de las dicciones adicciones es otro de los temas abordados en la entrevista con la responsable de la Casa Refugio. “Una gran parte de las denuncias en las cuáles actuamos están vinculadas con adicciones y/o consumo de sustancia problemáticas. Puede ser alcoholismo o estupefacientes. Por eso trabajamos conjuntamente con el SEDRONAR de Eldorado que se especializa en esos temas de contención de problemas de adicción”.

Gran parte de las personas que se animan a denunciar tienen una dependencia económica del agresor y por eso existe el plan Acompañar destinado a que quienes se encuentren en esa situación puedan afrontar de mejor manera la realidad. “El plan Acompañar es un plan nacional, que depende del Ministerio de Género de la Nación, que consiste en una asistencia económica de un salario mínimo vital y móvil por un plazo de 6 meses, donde participan la ANSES y distintos organismos públicos. El plan no requiere una denuncia previa, se tramita con el DNI y el CBU, se realiza una entrevista, se eleva el informe respectivo, y el ministerio evalúa si puede ser beneficiario. Durante el plazo que dura el plan los beneficiarios asisten a talleres, cursos de capacitación y otras instancias para que puedan desarrollar una vida independiente, y desarrollar su vida”, finaliza López.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *