“Entre colonos, guaraníes y peces dorados… ” por David Pau

En la sección Infografías de la versión digital del Diario El Territorio con fecha del 8 de agosto del corriente, leí el siguiente artículo titulado: “Las compañías colonizadoras: Eldorado”, escrito por Omar Ortiz, quien describe de forma amena y didáctica aspectos de la fundación de nuestra colonia diciendo: “Misiones es rica por su diversidad de culturas y eso se debe a la llegada de los inmigrantes europeos (…)”. En este punto me pregunto si debería haber agregado un signo de interrogación a la cita textual del periodista, pero mejor, voy a explicar la idea. La Provincia de Misiones posee 12 mil años de ocupación humana ¿Podemos entonces decir que carecía de riqueza cultural hasta el establecimiento de las colonias? De acuerdo con la definición más básica de cultura, un rasgo propiamente humano, entendemos que “es todo aquello que se transmite de generación en generación”, por ende, diría que no.
En base a lo expuesto anteriormente, con algo de ironía y un poco de humor, podría construir la siguiente idea: “Al principio era la oscuridad, hasta que se hizo la luz con la llegada de los colonos europeos, quienes trajeron la riqueza cultural”. Pero dejemos ese capítulo aparte, tan arraigado en el pensamiento colectivo del ser misionero y pasemos a otra cita del artículo que dice: “al principio, Eldorado estaba poblada por guaraníes”. En este punto, podría sugerir al periodista que lea un completo informe publicado por El territorio sobre nuestra prehistoria en noviembre de 2016, dicho sea de paso, el único medio grafico de la provincia que ha dado a conocer nuestro trabajo de investigación desde el 2013. En cuanto a los antiguos pobladores de Eldorado, el tema es así: Al principio, estuvo ocupada por grupos cazadores-recolectores que llegaron desde Siberia hacia el final del pleistoceno, hace unos 12 mil años antes del presente. Mas tarde, fue poblada por diferentes grupos humanos: Mocoretá, Kaingang y guaraníes, con sus diferentes parcialidades. Existen 56 sitios arqueológicos desperdigados por la ciudad, que dan cuenta de ello. Pero eso no es todo, también existen indicios de la presencia española y más tarde jesuita, en las desembocaduras de sus arroyos y costa del Paraná. Volviendo a la definición de cultura y su riqueza ¿No es suficiente aporte? Y ni siquiera se ha hecho referencia de los criollos, vivanderos, mensúes y obrajeros, que dejaron su huella, barrida bajo la alfombra de la historia, antes de la llegada del fundador.
Por último, reconozco que desconocía la faceta de Don Adolfo, como un explorador que vivió pescando entre los indios, mientras buscaba donde establecer la futura colonia. De lo que estoy seguro, es que el nombre de la colonia no surgió de la inspiración “novelesca y romántica”, tomada del mito que refiere a la lujosa y paradisiaca ciudad perdida de Eldorado. Tampoco nuestra ciudad debe su nombre a un magnifico pez brillante pescado por el fundador. Lo cierto es que, según la minuciosa investigación llevada a cabo por la Dra. Elida Arenhardt, el paraje donde está emplazada actualmente nuestra ciudad, ya se llamaba así: “Paraje Eldorado” y estaba a cargo de un obrajero italiano llamado Félix Solari, quien abrió las famosas picadas entre 1900 y 1907. El actual puerto de Eldorado era conocido como “Puerto Solari” hasta su muerte y luego paso a ser “Solari Cué”. Más tarde llegó Pomar y el puerto llevó su apellido, todo esto, antes de la llegada del fundador.
En síntesis, pocas provincias pueden jactarse de poseer una riqueza cultural (y natural) como la nuestra. Pero es importante destacar que ninguna cultura estuvo por encima de la otra, sino que, cada una aporto desde su lugar, y a su manera, a dicha riqueza. Desde los indios, hasta los colonos, todos dejaron su huella e identidad en nuestra tierra. Es por ello que cada detalle cuenta, y no es menor, sobre todo cuando nos referimos a aquellos que nos precedieron en el camino de la vida.
David Pau – Museo de Prehistoria de Eldorado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *