Misiones: sueldos privados perdieron 5,7% en el último año y 14,7% en una década

Un informe expone que la inflación superó en ese porcentaje a la suba salarial que recibieron los trabajadores de las distintas actividades privadas en la provincia.

Desde hace varios años se escucha que el salario real pierde poder adquisitivo, tanto para empleados públicos como para los privados. En el caso de Misiones, se pudo determinar mediante un reciente informe del IERAL (Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y de América) que sólo en el último año el salario de los trabajadores privados perdió 5,7% su capacidad de compra. Al extender el análisis en el tiempo se observa que la pérdida llega a 14,7% desde 2011 al 2021.

El salario real se entiende por aquel que refleja la cantidad de bienes y servicios que se pueden adquirir con un determinado salario nominal. No se fija el monto porque la inflación distorsiona los valores.

En definitiva, lo que expone el informe es que la inflación superó en ese porcentaje a la suba salarial que recibieron los trabajadores de las distintas actividades privadas en la provincia. Los últimos números estiman alrededor de 100 mil trabajadores “privados” en la provincia. Los estatales o “públicos” también perdieron, pero el informe, en este caso a los privados.

Todas perdieron

Todas las provincias perdieron, indica la investigación elaborada por Marcelo Capello y Laura Caullo. En el último año, con una inflación acumulada del 40,4% al primer trimestre, la disminución de salarios reales más baja fue desde 1,9% en Tierra del Fuego a 10% en Neuquén, con un promedio de caída del 3,8% (como se observa en el cuadro). Con 5,7% Misiones supera el promedio de caída.

Si se amplía la mirada a lo ocurrido en la última década, se tiene que la caída de poder adquisitivo del salario fue desde 4,1% en San Juan y Formosa hasta 27% en Tierra del Fuego, con un promedio de reducción del 8%. El mayor deterioro ocurrió en las provincias patagónicas (Tierra del Fuego, Neuquén, Chubut), por la declinación de precios de hidrocarburos y los problemas fiscales de sus administraciones provinciales.

En este caso, los trabajadores privados de Misiones padecieron 14,7% de quita de sus ingresos, ubicándose la provincia como al 6º que más perjuicio recibió.

Costo de vida disímil

En Argentina, los niveles salariales y de costo de vida resultan muy disímiles entre provincias, lo cual se daría principalmente por tres motivos: 1) Nivel de los salarios e ingresos de la población de la provincia: precios más altos en provincias con mejores salarios. 2) Influencia de los costos de transporte: precios más altos en las provincias más alejadas de los lugares de producción local de los puntos de entrada de mercaderías importadas al país. 3) Nivel de competencia: mayores precios en provincias con menor competencia en el sector privado.

Acuerdos moderados

Los acuerdos más moderados refieren a un piso de 30%, caso de trabajadores de gimnasios y de comercio. Tras las elecciones, se espera que se levanten algunas “anclas”, por lo que es probable que se acelere la inflación.

Negociaciones salariales

En lo que hace a las negociaciones salariales ocurridas durante la última década, sólo en 2013 la pauta de incremento salarial recomendada por el Gobierno nacional fue convalidada por la mayoría de los sectores, en un contexto en el que la inflación de cada año superaba a las recomendaciones oficiales de pauta salarial. En los años con fuertes devaluaciones del peso (2014, 2016 y 2018), la inflación le ganó la carrera a los salarios, pero en los años subsiguientes (2015 y 2017), los salarios sólo lograban empatar con la inflación, sin recuperar el terreno perdido. Respecto de las negociaciones de 2020 y 2021, algunos sectores comenzaron a delimitar su reclamo de incremento salarial y/o resolvieron correcciones sobre la paritaria del primer semestre 2021.
En el mejor de los casos, se logrará equiparar a la inflación (proyectada en torno a 48%). Por el momento, en el extremo superior batallan la negociación la UOCRA, que acordó un aumento de 47,8%, seguido por Bancarios y Sanidad (45%), Mecánicos (42%), Choferes de colectivos del interior del país (UTA) 37,8%, Estatales Nacionales y UOM (metalúrgicos) 35%. Los acuerdos más moderados refieren a un piso de 30%, caso de trabajadores de gimnasios y de comercio. Tras las elecciones, se espera que se levanten algunas “anclas”, por lo que es probable que se acelere la inflación, con riesgo para el salario real.

fuente: primeraedicion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *