Eldorado. Casi el 50% de los siniestros que atienden los bomberos voluntarios corresponden a incendios forestales

Eldorado. La cifra fue proporcionada por el presidente del cuerpo de bomberos voluntarios de la ciudad Mario Flammer, en una entrevista otorgada a “Estas cosas también suceden”.

Las condiciones climáticas, con un régimen bajo de lluvias, provocan condiciones que facilitan la propalación de incendios con el riesgo que conllevan tanto para la vida humana como para los bienes materiales.

“Nosotros, explica Flammer, estamos teniendo un promedio de 3 a 5 salidas diarias, y entre el 45, y el 50% de las mismas se corresponden con incendios forestales. Muchos de ellos accidentales pero otros muchos también por el mal manejo del fuego por parte de los particulares. Por ejemplo en esas semanas donde se produjeron heladas muy fuertes, quedó muchísimo pasto seco que es altamente inflamable, lo que sumado a que no hubo lluvias importantes se produjeran varios incendios. Lo preocupante es que es sucede en invierno, que suele ser cuando más llueve, y todo parece indicar que la sequía continuará haciendo la situación más difícil. El año pasado llegamos tener días que debimos atender 10, 15 pedidos diarios”.

El número de salidas dificulta el trabajo de los bomberos cuando los siniestros se dan en simultaneidad.

“Hoy tenemos un cuerpo activo de 35 bomberos en el cuartel, aproximadamente 25 hombres y 10 mujeres, cuando necesitaríamos tener más para poder afrontar con mayor celeridad y eficiencia los llamados que nos hacen. Tenemos una guardia activa en el cuartel que es la que primero reacciona ante algún problema, y que cuando debe acudir a algún siniestro se conforma una nueva guardia por si se presenta otro problema. Si al mismo tiempo se produce un tercer evento ya tenemos que empezar a distribuir la gente que está actuando en alguno de los primeros siniestros para poder acudir. A nosotros nos gustaría que hubiera 100 bomberos voluntarios, pero al no ser renumerado, es difícil. Y debemos tener en cuenta que la guardia en el cuartel de las 24 horas del día durante los 365 días del año”, resalta.

La edad para poder formar parte del cuerpo activo de bomberos es desde los 18 hasta los 50 años, y existe una escuela de cadetes para jóvenes de 12 a 17 años que, producto de la pandemia, recién ahora se está empezado a regularizar su funcionamiento.

“Ser bombero voluntario es una vocación. Nadie busca una salida económica en ser bombero porque no la hay, todos los que trabajan de esto lo hacen por el prójimo, por el vecino. No es fácil enfrentar el fuego, o tener que acudir a un accidente de tránsito para rescatar heridos o personas fallecidas que quedaron atrapadas dentro del vehículo. Y hay que tener un acompañamiento importante por parte de la familia. Por ahí el bombero está en una fiesta o reunión, o lo llaman a cualquier hora para ir a trabajar y eso implica que la familia debe entender también la vocación del bombero. Por eso lo que más nos duele, a veces, son las quejas de algunos vecinos cuando acudimos en su auxilio por supuestas tardanzas en llegar, o por la cantidad de efectivos que acuden, porque todo se hace de buena voluntad. Por ejemplo la capacitación de un bombero voluntario lleva de un año y medio a dos años. Es decir que una persona se capacita durante todo ese tiempo, no para ganarse la vida o tener un trabajo, sino sólo por vocación”, reflexiona Flammer.

Uno de los problemas que deben afrontar son los llamados con denuncias falsas.

“Lamentablemente las denuncias falsas son una situación recurrente y casi diaria que debemos pasar. Hay muchos de esos llamados. Algunos, por experiencia, ya quien atiende la emergencia intuye que puede ser una denuncia falsa, pero igual se debe constatar si la denuncia es real porque mover el vehículo, convocar a la gente para ir a sofocar el incendio, tiene un costo importante. Pero más importante que ese costo es la situación de que si se da al mismo tiempo un incendio real el tiempo de respuesta es mayor, y a mayor tiempo de respuesta, mayores son los daños materiales o la posibilidad de que se den víctimas fatales. Por eso convocamos a la ciudadanía a ser responsables, a facilitarnos la tarea. Eldorado ha crecido mucho, el tiempo para llegar a algunos barrios se ha incrementado por la lejanía de los mismos, y si esas dificultades le agregamos las denuncias falsas, los tiempos suelen ser mayores. Porque cuando la gente nos necesita nosotros vamos, nos piden que hagamos, además de los más complicados como sofocar incendios, o los accidentes de tránsito, erradicación de nidos de avispas o abejas, rescate de animales, y muchas otras cosas. Y todo eso, como decía, lo hacemos por vocación”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *