La inflación de julio fue de 3% acumuló un 51,8% en los últimos 12 meses y superó la meta del Gobierno para todo el año

Según informó el Indec, en los primeros siete meses la suba de precios acumulada fue de 29,1% y se ubicó por encima de la proyección inflacionaria del Gobierno para todo 2021

La inflación fue de 3% en julio y acumuló en el último año un 51,8%, informó este jueves el Indec. En lo que va del año, la suba de precios de los primeros siete meses de 2021 fue de 29,1%, por lo que superó la proyección de inflación que había planteado el Gobierno para todo el año en el Presupuesto.

De esta manera, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio marcó otra leve desaceleración en relación con el mes anterior, en que había sido de 3,2% y estuvo en línea con lo que esperaban las consultoras privadas y con la expectativa del Poder Ejecutivo, que proyecta, ya sin meta anual cumplible, alcanzar a tener una inflación más cercana al 2% mensual.

La expectativa del mercado era una inflación cercana (algunas décimas para arriba o para abajo) del 3 por ciento. Para Analytica de Ricardo Delgado terminó en 3,4% este mes y 52,3% en los últimos 12 meses; Seido de Luciano Cohan en 3,2% y 50%; C&T de Camilo Tiscornia y María Castiglioni 3,1% y 51%; LCG de Guido Lorenzo, entre 3,5 y 4 por ciento.

Por su parte, FIEL de Daniel Artana, Econviews de Miguel Kiguel y Ecolatina -fundada por el ex ministro Roberto Lavagna- 2,7%; y Macroview del team Carlos Melconian-Rodolfo Santángelo y Eco Go de Marina Dal Poggetto en el 3 por ciento.

El desarrollo de los acontecimientos en términos de precios forzaron al Gobierno a recalcular su hoja de ruta inflacionaria y sostendrá al menos un objetivo más realista para lo que resta del año: llevar el piso del índice mensual del 3% mensual que rondó mayo y junio según los relevamiento del Indec a una zona del 2% en la segunda mitad del 2021.

El equipo económico entiende que el camino de desaceleración inflacionaria continuará en los próximos meses. Según consultores, esa tendencia estará apoyada en una devaluación del dólar oficial más lenta, en el congelamiento de tarifas y en una serie de esquemas de control de precios para el consumo masivo que continuarán en funcionamiento hasta fin de año.

Tras el dato inflacionario de junio pasado, que había mostrado una suba de precios interanual de 50%, el Ministerio de Economía había ensayado como explicación que el contexto internacional de aumentos de los commodities impulsó un recalentamiento de la inflación en distintos países del mundo, y ejemplificó que Brasil, México y los Estados Unidos tienen índices mucho más altos de lo que esperaban.

Por otra parte, Economía habló de una “inflación desordenada” que identificó como un fenómeno explicado por la pandemia y que afecta a otros países. “Esta inflación desordenada es un fenómeno nuevo y propio de la pandemia, no solo en Argentina, sino que está haciendo que a otros países también se les complique cumplir con sus metas”, consideró.

Este miércoles la vicejefa de Gabinete Cecilia Todesca reconoció que la meta planteada en el Presupuesto “no es realizable, ya estamos en ese valor”, dijo en relación con la suba de precios acumulada. “La inflación se viene reduciendo más lento de lo que quisiéramos nosotros, pero hubo un shock de precios internacionales que impactó en una economía con un nivel de inercia que ya era elevado”, agregó.a

En lo que resta del año la inflación se ubicaría en el rango del 2,5% al 3% mensual al menos hasta noviembre. Y para la conclusión anual, el IPC finalizaría en niveles cercanos al 48%, de acuerdo a las estimaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central.

Según el informe LatinFocus Consensus, del que participan consultoras, bancos, fondos de inversión y centros de estudios, “si bien la inflación bajará de los niveles actuales hacia fines de año, las presiones sobre los precios deberían seguir siendo elevadas, impulsadas por el financiamiento monetario del déficit fiscal a través de una expansión sostenida de la base monetaria”, sostuvo.

Los panelistas del relevamiento proyectaron que la inflación finalizará en 2021 en un 48,9%, lo que representa un aumento de 0,5 puntos porcentuales con respecto a la estimación del mes pasado, y en 2022 en un 42,3 por ciento. Entre los que esperan una inflación más elevada que el promedio se encuentran UBS (54,9%), Credit Suisse (54,1%), Scotia Bank (51,8%), Moody’s (51,7%) y la local Econométrica (51,6 por ciento).

fuente: infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *