Es enfermero, tiene cáncer y anima a otros con su música

Siente que un designio de Dios lo preparó para la labor que encara, siendo ahora trabajador y paciente del hospital Samic.

Carlos Jurasek es oriundo de Entre Ríos, donde realizó la carrera de Músico Técnico en Clarinete. Actualmente reside en Eldorado desde hace 15 años. Fue en la Capital del Trabajo donde estudió la licenciatura en Enfermería y su tesis estuvo basada en la función que cumple la música como intervención en la enfermería.

Tal es así que desde hace varios años se desempeña como enfermero y como músico en sus tiempos libres, siempre dispuesto a brindar sonidos calmantes del dolor.

En el último tiempo fue destinado a trabajar en un área que él considera “fue un designio de Dios”.

Se trata del sector de Oncología del Hospital Samic de Eldorado, a cargo de la médica Liliana Hass, de la cual él también es paciente.

Es así que Carlos relató a El Territorio como pasó de ser un trabajador de la salud a paciente oncológico este año.

“En un chequeo general saltó que tenía cáncer de colon. Yo venía con problemas de estreñimiento, me hice unos estudios y me diagnosticaron esa patología a tiempo. Empecé de inmediato con el tratamiento con la doctora Hass”, contó.

“Ahora voy por la cuarta quimioterapia, tengo que tomar pastillas durante catorce días y descansar una semana. Gracias a Dios y los médicos mi tratamiento está respondiendo, mis estudios de laboratorios salen bien y ahora la doctora me pidió una tomografía, junto a otros estudios para saber si se redujo el tumor”, explicó.

Sin embargo, su mayor satisfacción es que aún puede seguir realizando musicoterapia. “Ahora no sólo ayudo a los demás, sino que también me ayuda a mí como paciente oncológico. Hago mi tratamiento terapéutico para aliviar el dolor psíquico, aplicando justamente lo que presenté en mi tesis para recibirme de enfermero. Prácticamente desde que hago la quimioterapia no sentí dolor, aplico la música, no tuve necesidad de tomar analgésicos. Esto me permite continuar viniendo para poder interpretar la música como terapéutica, haciéndole no sólo el bien a mí persona sino a todos”, dijo mientras tocaba el saxo para los pacientes del lugar.

“Estos días estuve tocando para el sector Covid-19 desde el lado de afuera, mis compañeros y los pacientes disfrutaron de la música, eso me alegra”, sostuvo.

Por su labor, el músico-enfermero recibió una distinción por parte de la Cámara de Diputados de la provincia.

“Estudié enfermería en 2011, no sabía nada de Florence Nightingale, ella es la propulsora de la denominada enfermería moderna; cuando supe de ella, sentía que había algo más que tenía que hacer. Estudiando descubrí que cuando ella tenía 17 años, debajo de un árbol escuchó que Dios le habló y le dijo que debía ser enfermera. En ese entonces la enfermería no era tomada como ahora, las personas que ejercían eran personas que no tenían conocimiento. Florence acudió a trabajar a la Guerra de Crimea y logró disminuir los fallecimientos de los soldados”, indicó sobre su fuente de inspiración. Es que esa enfermera aplicaba la musicoterapia para disminuir el dolor y sufrimiento.

Señal
De esta manera, comentó que mientras esperaba el colectivo en Eldorado escuchó una conversación que la tomó como un mensaje divino que lo llevó a él a estudiar para ser enfermero.

“Pasaron los días y una señora me pregunta si me anoté en la carrera de enfermería. ‘Sí’, contesté y me preguntó por una persona que iba conmigo ese día a mi lado, me sorprendió porque yo iba caminando solo cuando me fui anotar. Entonces le pregunto cómo era esa persona y me dijo que era alta, vestida de blanco y me llevaba abrazado”, relató emocionado.

Logró recibirse en 2015 y al año siguiente empezó a trabajar en el Hospital Samic de Eldorado.

“Creo que Dios me fue preparando para esto, para llevar alivio para los pacientes y para mí, el director del hospital me apoya dejándome tocar mi música en todo el hospital. Me siento afortunado, porque interpretaba mis canciones en el Servicio de Oncología sin saber que estaría de ese lado, es un privilegio como paciente y enfermero aliviar con la música”, destacó.

“Las personas me ven mejor, me siento mejor”, finalizó mientras proyecta y ensaya nuevas canciones para seguir acompañando a quienes acuden al centro de salud para mejorar su calidad de vida.

fuente: elterritorio.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *