Harán un estudio para conocer por qué las menores de edad en Misiones se casan o conviven con hombres mayores

La tierra colorada tiene los indicadores más elevados de mujeres menores casadas o conviviendo con adultos. San Pedro y Guaraní, los departamentos con más casos.

La cantidad de jóvenes misioneras menores de 18 años que conviven en pareja con hombres que por la edad podrían ser sus padres, ubican a Misiones como la provincia donde más se da esta realidad y por eso buscan realizar una investigación local para averiguar los motivos que originan estas uniones con niñas y adolescentes.

“El estudio que realizamos en todo el país y que ubica a Misiones con las tasas más alta de casamientos donde la mujer tiene menos de 18 años, es quizá la punta del iceberg porque está basado en información sobre los casamientos legales registrados, pero creemos que la gran mayoría viven en pareja sin pasar por el Registro Civil”, explicó a El Territorio, Cecilia Correa, licenciada en Psicología e integrante de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (Feim).

Esa organización no gubernamental que desde hace 30 años trabaja las cuestiones sociales de las mujeres argentinas, publicó recientemente un informe estadístico nacional que contabiliza todos los casamientos realizados en nuestro país en los que la mujer es menor de edad.

En ese estudio Misiones aparece con las tasas más altas y ese fenómeno social se da sobre todo en los departamentos de Guaraní, General Manuel Belgrano y San Pedro, en la zona Noreste de la provincia.

“Se trata de un primer informe cuantitativo donde pusimos números a esos casos para mostrar una realidad. Pero ahora estamos planificando un estudio cualitativo para conocer los motivos por los que una joven menor de edad termina viviendo en concubinato o casada con un hombre mucho mayor que ella”, señaló Correa.

Seguidamente la profesional dijo que “la pandemia condicionó este segundo estudio que queremos hacer en Misiones, pero apenas tengamos posibilidades de concretarlo lo haremos porque es la otra gran cara de esa realidad: buscar el por qué de esas uniones prematuras”.

Violencia

La licenciada Correa dijo que “estas uniones o casamientos con chicas muy jovencitas menores de edad es algo que nosotros consideramos una forma de violencia de género, porque esa niña de 15 años que de un día para el otro se encuentra conviviendo con un adulto, que queda embarazada, que deja la escuela, que depende económicamente de su pareja y que muchas veces es también víctima de maltrato físico y abusos sexuales, está privada de muchos derechos”.

En ese sentido la referente de Feim contó que “muchas veces es la propia familia de la niña o de la joven la que pensando en que está haciendo algo bien, manda a esa adolescente a vivir a la casa de algún hombre, conocido de la familia, y que se ve eso como un mejoramiento en la condición de vida de esa persona”.

Por eso, Correa destacó que “entre los motivos que suponemos que están detrás de estas uniones con jóvenes está la pobreza y la falta de acceso a la Educación Sexual Integral (Esi) por parte de esas niñas para saber que tienen derecho a decir ‘no’, que tienen derecho a planificar sus embarazos en el momento que ellas deseen y no pueden ser obligadas a ser mamá a los 15 o 17 años”.

Al analizar los motivos por los cuales desde Feim consideran violencia a las uniones entre un adulto hombre y una joven menor de edad, Correa sostuvo que “esa joven se ve privada de una realización personal. Dejar de estudiar. Someterse a las decisiones de un hombre. Ser mamá a los 17 o 18 años, e inclusive antes, debe ser visto, como un acto de violencia donde esa joven es la víctima”.

Finalmente, precisó que “es necesario ubicar esta problemática en la agenda pública de las comunidades y de las autoridades, para que avancemos en el trabajo de no naturalizar esto como algo normal. Ese es el primer punto para empezar a cambiar esa realidad. Darnos cuenta que esa niña de 15 años tiene derecho a crecer y desarrollarse y después cuando sea mayor de edad en todo caso decidirá si quiere unirse a alguien o no”.

La provincia tiene los indicadores más elevados
‘Previniendo el Matrimonio y las Uniones infantiles: una forma de violencia contra mujeres y niñas en Argentina’ es el nombre del informe elaborado por la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (Feim) que determinó que “el 5 % de las niñas argentinas menores de 18 años están casadas o en situación de convivencia con hombres en su mayoría entre 10 y 15 años mayores que ellas”.

En Misiones esa tasa se eleva al 7,2% lo que la ubica con la mayor cantidad de estos casos a nivel país. Ese 7,2% representa una población de 7.225 menores de edad que en la provincia están viviendo en matrimonio con un hombre adulto.

“Estimamos que esa cifra es mucho mayor, porque el estudio se basa en el último Censo de Población realizado en el 2010 que es la última información estadística con la que contamos porque el año pasado, debido a la pandemia, no hubo censo”, explicó Cecilia Correa.

Según explica el informe de Feim “la falta de estadísticas oficiales sobre el tema en el país no permite visibilizar esta situación y se sigue considerando que este no es un problema social a abordar”.

Por eso desde esa organización se recomienda “ubicar esta problemática en la agenda de los legisladores y de los gobiernos”.

“Las provincias de Misiones, Chaco y Formosa lideran las cifras de niñas y adolescentes madres que viven en matrimonio o convivencia. La violencia contra las niñas menores de 14 años es ejercida por los padres y/o padrastros y en las adolescentes de 15 a 18 años, por varones jóvenes entre 18 a 29 años. Esta violencia creció a partir del aislamiento por Covid-19”, finalizó la organización.

fuente: Daniela Cortés – El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *