Elecciones en Eldorado “Una victoria pírrica”

Desde hace varios días amigos y lectores de ahoraeldorado.com me piden un balance de las elecciones en Eldorado, y la verdad que si no lo había hecho hasta el momento era por una simple situación: me costaba – aún me cuesta – establecer todos los parámetros de una situación compleja.

La realidad, cuando uno trata de analizarla, se basa en datos concretos, y en base a esos datos uno intenta sacar conclusiones. Pero como todos los datos que uno toma no siempre van en el mismo sentido sino que a menudo son contradictorios, depende del peso que le de cada uno de nosotros a esos datos las conclusiones a las que puede arribar.

Y el siguiente análisis surge de un peso específico que le doy yo a cada uno de los datos. Y habrá otros que creerán más importantes los datos que yo considero secundarios y podrán arribar a otra conclusión.

Pero de eso se trata: no todos tenemos la obligación de arribar a las mismas conclusiones.

Empecemos por el título. Se considera una victoria pírrica a aquella que si bien se logró el objetivo buscado se lo logró a un costo que, con el paso del tiempo, termina siendo desfavorable para quien lo consiguió.

En éste sentido es innegable que la Renovación mostró su fortaleza en Eldorado y que la sumatoria de la Ley de Lemas le permitió que el primer concejal electo sea de dicha fuerza política.

Pero al mismo tiempo esa victoria se logró con un importante caudal de votos menor a los obtenidos en las últimas elecciones municipales y que producto de esa pérdida de votos la Renovación tendrá un concejal menos a partir del 10 de diciembre, lo que le complicará sobremanera al Intendente Martínez la relación con el Concejo Deliberante, por la nueva constitución que tendrá el cuerpo.

Después de muchos años – creo no equivocarme si digo desde que Aníbal Cabral dejó de ser concejal – habrá tres bloques (de diferentes partidos) en el Concejo Deliberante.

Un bloque Renovador integrado por Diego Rodríguez Larcher, Agueda Saenger y Lorena Cardozo, un bloque radical de Rosi Kurtz y Dani González, y un bloque que conformará Sebastián Tiozzo.
Queda el caso del Concejal Bernardino Bobadilla que deberá definir si continúa dentro del bloque de la Renovación o se integra al Bloque de Sebastián Tiozzo, ya que – recordemos – Bobadilla cuando asumió en el año 2019 se reconoció como integrante del Frente de Todos e intentó conformar un bloque unipersonal por ese partido. Intención que no pudo materializar por haber ingresado como Concejal por el Frente Renovador y no permitir la Carta Orgánica Municipal la conformación de bloques de concejales que no fueran electos por partidos diferentes. Al ingresar Tiozzo por otro partido Bobadilla no tendría inconvenientes en pasarse a trabajar con él que, dicho sea de paso, es el espacio donde se siente más cómodo.

De darse esta situación la Renovación quedaría en minoría en el Concejo Deliberante, pudiendo la oposición elegir las autoridades (si se ponen de acuerdo) del cuerpo.

Si lo harán, o no, lo veremos con el tiempo, pero lo real es que la Renovación no tendrá una mayoría automática en el Concejo Deliberante.

Algunos sostienen – es el caso de Matías Sotelo, Secretario de Gobierno – que Fabio Martínez es el único líder de la renovación en Eldorado. Para ello muestra los resultados de las elecciones.

Como dije al principio es innegable el triunfo de la Renovación y el triunfo de Martínez. Pero el porcentaje de votos sacado por Rodríguez Larcher no llega al 20%. Cuesta imaginar un liderazgo único donde el candidato más votado, promocionado hasta el hartazgo por los medios de prensa mediante la pauta oficial del municipio, y apoyado por dos estructuras electorales que cuentan con recursos como el municipio y la CEEL, logra sólo el 20% de los votos.

No es algo contra Diego Rodríguez Larcher, son datos de la realidad.

¿Eso quiere decir que Fabio no lidera? No, simplemente que su liderazgo no es todo lo fuerte que a algunos les gustaría.

Y por supuesto – esto es política – la realidad puede cambiar en uno u otro sentido.

Por el lado de Sebastián Tiozzo, más allá de la excelente elección que hizo, tiene ahora un camino más difícil que recorrer. Una cosa es hacer oposición sin tener responsabilidades, y otra es ser opositor siendo parte del sistema político que toma decisiones.

Veo algunos comentarios, y conversé con mucha gente que lo apoyó con su voto, que muestran expectativas, a mi juicio exageradas, respecto a las posibilidades de acción de Sebastián en el Concejo. No porque no tenga condiciones (a mi juicio, las tiene) sino porque cundo te fijan los otros expectativas muy altas a veces se vuelve difícil poder cumplirlas. Dependerá de él y su grupo de trabajo la evolución de su concejalía.
Pero también es indiscutible que la presencia de Tiozzo en el Concejo Deliberante abre la posibilidad de que temas que habitualmente no están en la agenda de la ciudad ganen protagonismo, y que significa una voz diferente en el Concejo, con todo lo bueno que ello acarrea.
No es un dato menor que Tiozzo haya sido – de todos los candidatos del Frente, el más cercano al PAyS, y no a las estructuras armadas por la Diputada Nacional Cristina Brítez.
Tampoco es un dato menor que sin los sublemas de Brítez su llegada al Concejo Deliberante habría sido más difícil.

Como siempre, el tiempo mostrará su evolución, y si logra instalarse como una alternativa de poder real a la renovación.

En el caso de Juntos por el Cambio, no sólo se ponía en juego una concejalía sino que medían fuerzas los dos dirigentes más importantes que tiene Eldorado: Gustavo González apoyando la candidatura de su hermano Dani González y Héctor Falsone.

Juntos por el Cambio demostró en las elecciones que tiene un 22%, 25%, de votos de piso que le permiten hasta ahora renovar bancas en el Concejo Deliberante.

La pulseada se inclinó, por muy poco margen, a favor de Dani González por sobre la mayor estructura de Héctor Falsone. Y por primera vez también, en mucho tiempo, los representantes del radicalismo pertenecen a la misma línea interna.

Me da la impresión que, en este caso, los votantes de Juntos por el Cambio privilegiaron a quien tiene un mayor perfil opositor. Falsone, pese a ser de un partido opositor, nunca logró posicionarse como el referente opositor del radicalismo pese a sus 8 años como Concejal.

Pero el radicalismo, o Juntos por el Cambio, al igual que en el caso del Frente de Todos, tiene por delante la tarea de construir (si puede) una alternativa de poder y no sólo ser un partido de oposición. Eso se verá con el tiempo si lo logran.

Asimismo parece, pero parece, nunca se sabe, que las elecciones dieron la despedida a Norberto Aguirre como un referente ineludible de la política eldoradense. 20 años en el poder desgastan, y tras 20 años no pudo construir una figura política de su riñón que lo sustituya.

En cuanto al Partido Obrero (5% de los votos) también creo que hizo una excelente elección para la realidad existente. Pero su método de construcción política es diferente al del resto de los partidos – con todo lo bueno y lo malo que eso pueda significar para cada uno – por lo cual analizar sus perfomance electoral con los mismos parámetros me resulta difícil.

Como dije al principio todo lo escrito parte de una valoración personal. No es “la verdad” ni mucho menos.

Otros valorarán algunos aspectos distintos a los míos, otros podrán sacar conclusiones diferentes, y otros podrán decir que estoy totalmente equivocado.

Y disculpen, si alguno llegó hasta acá, la extensión del texto.

Juan Carlos Magliano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *