Adicciones: Misiones tendrá su primer Centro Residencial de Rehabilitación

Será en Oberá y contará con veinte camas de internación. También ofrecerá tratamientos ambulatorios y un espacio para internaciones involuntarias destinado a personas de todas las edades y con cualquier conducta adictiva.

El ministro de Prevención de Adicciones y Control de Drogas de Misiones, Samuel López adelantó que Oberá tendrá su propio Centro de Rehabilitación, que será el primer espacio residencial en la provincia. “Es la respuesta a un reclamo histórico de Oberá así como de la diócesis de esta localidad”, dijo el Ministro. Según contó, “se venía planificando hace tiempo y hoy se puede concretar”.

La construcción, que comenzará en junio, será en Villa Svea, un lugar estratégico diferente al que se había planeado. “Antes iba a ser en una escuela de una colonia bastante alejada del centro de Oberá, pero ahora va a estar ubicado en Villa Svea, entre el Hogar de Día y el Hospital SAMIC”, explicó. De esta manera, se podrá integrar la niñez, adolescencia y familia en un mismo espacio y, a su vez, estar cerca del Hospital ante cualquier emergencia.

Lugar residencial
El Centro de Rehabilitación está pensado como un lugar residencial con veinte camas de internación en una primera etapa y “con una posibilidad de tratamiento de seis, doce, 18 o 24 meses para situaciones de extrema vulnerabilidad, aunque eso se verá luego con el equipo técnico una vez que las obras estén más adelantadas”, señaló López.

Asimismo, ofrecerá tratamientos ambulatorios y talleres de oficio para la reinserción social, un espacio deportivo, un salón de usos múltiples y un comedor. “La idea es que los pacientes reciban un tratamiento integral dentro de un mismo espacio”, destacó.

Para todas las edades y cualquier tipo de adicción
Según el funcionario, no habrá limitantes de edad ni tampoco por el tipo de adicción que se trate.

“No quiero que haya limitantes, porque sino volvemos a caer en lo de siempre. Creo que tenemos que cambiar ese paradigma. Por eso nosotros buscamos fortalecer a todos los grupos, generar la demanda y no esperar a que ellos lleguen. Mejorar la estrategia de la comunicación para que esto deje de ser tabú. Hay que cambiar el paradigma para que deje de ser un estigma”, aseguró López.

En este sentido, remarcó que “estará dirigido a personas de todas las edades y con cualquier tipo de consumo problemático porque hablar solamente de sustancias, es muy reduccionista. Yo quiero abrir el espectro: todo tipo de conducta adictiva puede ser tratada”.

Al respecto, señaló que “hoy por hoy no podemos pensar sólo en las sustancias legales e ilegales, sino que hay que incluir también el uso excesivo de la tecnología, la anorexia o bulimia, la adicción a las compras, al sexo, al juego y al gimnasio o actividad física, entre muchas otras. Hay que dar a conocer todo este tipo de conductas para que la gente sepa que hay profesionales que abordan todo tipo de adicciones y que todas ellas pueden ser tratadas”.

Accederán a internaciones involuntarias
Además del espacio residencial y ambulatorio, “queremos ver un lugar acorde para trabajar con las internaciones involuntarias, porque desde el ministerio consideramos que es fundamental que haya un espacio para dar respuesta a aquellas personas que no tienen la posibilidad de acceder a un centro de estas características por falta de cobertura”, señaló el ministro.

Cabe destacar que, según la Ley Nacional de Salud Mental “la internación involuntaria de una persona debe concebirse como recurso terapéutico excepcional en caso de que no sean posibles los abordajes ambulatorios, y sólo podrá realizarse cuando a criterio del equipo de salud mediare situación de riesgo cierto e inminente para sí o para terceros”.

El mayor consumo problemático se da en adolescentes y jóvenes
Según López, “el grupo etario con mayor consumo problemático son los adolescentes y jóvenes, con un consumo que inicia desde su niñez”. En cuanto al tipo de sustancia más elegida por este grupo, el funcionario destacó a la marihuana. “Ahora es la más consumida y su tratamiento es bastante complejo porque se trata de una sustancia psicoactiva que muchas veces produce psicosis y en estos pacientes se observa un retroceso en su capacidad cognitiva”.

Por otro lado, otro de los consumos que más se repiten en los centros de atención de la provincia “son por alcohol y tabaco, aunque en este último tiempo se vio una disminución de estas sustancias en la etapa de la adolescencia”, agregó.

En efecto, un estudio presentado por el Observatorio Argentino de Drogas, pone en evidencia que quienes iniciaron su contacto con la marihuana a los 17 años o antes, casi el 30% presenta consumo abusivo y más del 46% consumen estupefacientes frecuentemente. Resaltando también que, si los adolescentes son detectados a los 12 años, esto indica que probablemente haya comenzado su situación problemática mucho antes.

El principal desafío
Para el Ministro, “el principal desafío sigue siendo la prevención. Hoy por hoy, el consumo de sustancias se encuentra en todos los ámbitos y entidades. Y cuando hablamos de consumos problemáticos, no sólo nos enfocamos en las drogas legales e ilegales, sino en toda sustancia que produce un daño a nivel orgánico y las conductas que producen una adicción a largo plazo”.

Por eso, destacó la importancia de que se sigan generando espacios de atención y contención en toda la provincia. Al respecto, contó que “estamos trabajando en un mapa de riesgo para ver en qué lugares tenemos que focalizar las tareas de prevención”, concluyó.

Inaugurarán otros centros
López adelantó que “se inaugurarán otros centros en Puerto Esperanza y San Pedro”. Según mencionó “el objetivo es cubrir la mayor cantidad de zonas de la provincia para que los municipios tengan una posibilidad de respuesta más inmediata y cercana a su población”.

Y es que durante el 2020, “el 81% de las atenciones fueron en Posadas y Garupá. Es una locura pensar que otros municipios, alejados de la capital, no puedan acceder a un tratamiento o les resulte mucho más difícil sólo por estas barreras físicas”, sostuvo el Ministro.

Es difícil aceptar que se es adicto
Según López, una de las mayores dificultades a la hora de comenzar un tratamiento, es que “es muy difícil que una persona que esté atravesando por una situación de consumo problemático, pida ayuda”.

Sin embargo, destacó que “hay situaciones límite que mueven a las personas a iniciar un tratamiento”. Al respecto, mencionó que “el viernes, pasado se puso en funcionamiento un Centro de Día de prevención y asistencia en Puerto Esperanza y se hizo días después de que se suicide una persona que tenía adicciones. Esto movilizó al municipio a apresurarse con la inauguración de este espacio”.

fuente: primeraedicion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *