Denuncian al juez Fragueiro de Puerto Iguazú por abuso sexual

Una abogada del mismo juzgado lo señaló. En la denuncia, la víctima relata los detalles del ataque.

Una joven de 23 años denunció penalmente al titular del Juzgado de Familia y Violencia Familiar Dos de Puerto Iguazú, Pedro Fragueiro, por acoso y abuso sexual.

La denunciante, hija de un conocido abogado de la ciudad, había comenzado a trabajar en el juzgado hace poco tiempo y la semana pasada se animó a contar lo que estaba viviendo a través de sus redes. En tanto que, este martes, oficializó la denuncia penal contra el magistrado.

Según se desprende de la denuncia, Fragueiro utilizaba su posición jerárquica para poner presión psicológica sobre la joven, desde el primer momento que comenzó a trabajar en el lugar.

El acusado habría convocado, en reiteradas oportunidades, a la joven abogada a reuniones en su oficina.

Allí, el magistrado aprovecharía para hacer comentarios referidos al físico de la joven, e insinuarse diciendo que “era una excelente empleada” y que “podría tener una carrera excelente”, de acuerdo a la denuncia.

Durante dos meses, la joven habría soportado el acoso por parte de Fragueiro, lo cua llegó a una situación límite el pasado 7 de abril.

Ese día, el juez citó a la trabajadora en su despacho, cerró la puerta, la cual tiene un sistema eléctrico y se abre solamente desde adentro, y le pidió a la joven que se acerque a ver un trabajo que realizaba en su computadora.

Una vez que la abogada se acercó al escritorio, Fragueiro la tomó del brazo y la empujó hacia él diciendo: “Desde donde estás parada no podés ver bien”.

En las manos del juez
El relato en la denuncia de la joven abogada, empleada del magistrado acusado, ahonda en los detalles del hecho aberrante.

Ya en la oficina de Fragueiro y con puerta cerrada, “procede a levantarse y avanzar sobre mí mientras yo retrocedía lentamente hacia la puerta; el intento fue en vano, ya que el denunciado me toma de ambos brazos con mucha fuerza acercándome hacia él, y procede a presionarme con su cuerpo como si se tratase de un ‘abrazo’, respirando profundamente sobre mi cuello, sintiendo mi ‘aroma’”.

La letrada continúa: “Acto seguido, mientras yo rogaba que pare, procede a besarme y pasar su lengua por mi cuello; mientras me sujetaba fuertemente con su brazo izquierdo, con el derecho procede a realizar tocamientos inverecundos en mis glúteos mientras yo lloraba”.

Siempre según el relato de la víctima en sede judicial, el juez Fragueiro continuó con el ataque: “Luego puso su mano sobre mi espalda y toca mis pechos para terminar con su mano en mi cuello, diciéndome: ‘No llores’”.

La mujer de 23 años mencionó además que tuvo que forcejear con el juez para lograr escapar de la oficina. Antes de salir, el hombre le prometió: “’No te preocupes que esto no sale de acá’”

fuente: lavozdemisiones.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *