Los hisopados en el aeropuerto de Ezeiza: un negocio millonario manejado por un misterioso laboratorio

Oficialmente, las dueñas son dos mujeres monotributistas. Diputados de Juntos por el Cambio piden investigar.

Una firma sin antecedentes en estudios clínicos está a cargo de los testeos de antígenos, conocido como hisopado rápido, con resultados en tiempo récord, que se realizan a todos los argentinos que llegan al aeropuerto de Ezeiza y que deben pagar obligatoriamente 2.500 pesos por las pruebas, publicó el diario La Nación.

El Gobierno nacional definió la medida hace poco más de un mes, y de acuerdo con el medio porteño, dos mujeres monotributistas aparecen como dueñas de Labpax, la firma que maneja todos los hisopados requeridos para entrar al país y que genera al menos cinco millones de pesos por día.

Ellas son Paola Perillo Orellana, inscripta ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) en la categoría más baja, con una facturación de 18 mil pesos por mes y Laura Cáceres, puede facturar hasta 34.700 pesos cada 30 días.

Además, hay una carpa y una guardia de Labpax fuera de la estación para quienes se van y desean llevarse sus “negativos” listos para acreditar en el exterior. Para salir, el precio es otro: cuatro mil pesos el hisopado y seis mil el PCR.

Las previsiones de quienes conocen la demanda de ese tipo de test consideran que la recaudación seguramente está entre seis y siete millones de pesos diarios.

El emprendimiento de las dos monotributistas vio la luz de la mano de la decisión administrativa 268 –firmada el 25 de marzo de 2021–, pero la contratación corrió por cuenta de Aeropuertos Argentina 2000. Tanto en el Ministerio de Salud como en el de Transporte deslindaron responsabilidades, aunque aquella norma estableció que esas eran las autoridades de aplicación de la puesta en marcha del testeo obligatorio.

“Nada tiene que ver el Ministerio”, señalaron en la cartera que maneja Carla Vizzotti. Quienes trabajaban con Mario Meoni cuentan que el entonces ministro envió a fines de marzo al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) una carta para que, junto a la concesionaria, dispongan la forma de cumplir con el requisito.

Fuentes de la compañía de Eduardo Eurnekian indicaron que no estaban al tanto de que el servicio de salud, vital para controlar la pandemia, lo prestaba Labpax. Sin embargo, AA2000 firmó un contrato de colaboración con la Fundación Educativa San Lázaro, manejada por la propia empresa, para que organice el sistema de testeos en espacios cedidos por la concesionaria.

Finalmente, la fundación fue la que delegó el sistema en Labpax, representada al momento de la rúbrica por Laura Cáceres.

La Nación fue hasta el domicilio de Cáceres y un hombre, que se identificó como su esposo, dijo que la mujer no estaba en el lugar y rechazó la posibilidad de conversar con este medio. Sin embargo, reconoció que sabía de qué se trataba cuando se lo consultó por el laboratorio que funciona en Ezeiza.

El intento por lograr el testimonio de alguna de las dueñas incluyó un recorrido por varias direcciones de Orellana Perillo. Durante el trayecto por los inmuebles vinculados a esta socia, todos dijeron no conocerla, tanto en Paraguay al 2400 como en la calle Iturri al 300 de Villa Crespo, donde tiene su domicilio fiscal.

LA COMPAÑÍA
Labpax se creó el 1° de diciembre de 2020 cuando a Cáceres y Orellana Perillo les cedieron las acciones de Real Estate Investments, una empresa que nada tenía que ver con los análisis clínicos. Unos días antes, la primera de las dos socias había asumido como gerenta de la firma y desde allí cambió la denominación de la sociedad.

Por otro lado, destacaron que 15% del valor total de los hisopados obligatorios se dona al Hospital de Ezeiza. “El servicio ha tenido muy buena aceptación entre nuestros pasajeros”, remarcaron por último en la concesionaria.

“Cabe destacar que la cartera sanitaria no tiene vínculo contractual alguno con la empresa que lleva a cabo los testeos”, contestaron cerca de Vizzotti.

La Nación recolectó al menos 30 testimonios de viajeros y todos coincidieron en que el sistema está bien organizado en el interior del aeropuerto. Destacaron que el resultado se obtiene en unos pocos minutos. “¿En cuánto?”, preguntó este cronista más de una docena de veces. “A mí en un minuto, increíble. Más rápido que en Estados Unidos”, precisó Jonathan Sivilla, un joven que arribó procedente de Miami a las 5.30 del miércoles.

PEDIDO DE INVESTIGACIÓN
Los diputados de Juntos por el Cambio Alfredo Cornejo, Graciela Ocaña y Luis Petri presentaron ante la Cámara Baja un pedido de acceso a la información pública y de informes para conocer en detalle el contrato de la empresa Labpax encargada de realizar los testeos en Ezeiza, publicó La Nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *