Increíble argumento judicial para absolver a un cura acusado de abuso sexual

La Justicia de San Martín absolvió este martes de 9 de marzo al ex cura Carlos Eduardo José en el caso en el que se lo acusaba de abuso sexual agravado, por hechos ocurridos entre 1999 y 2008. José había sido denunciado por Mailín Gobbo, una ex alumna del colegio parroquial de la localidad bonaerense de Caseros que dirigía. Al respecto, el tribunal consideró que los hechos “prescribieron” .

La decisión estuvo a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Martín, integrado por los jueces Raúl Luchelli Ramos y Mónica María Carreira. El ex sacerdote José, quien permanecía desde hace tres años y medio con prisión preventiva, comenzó a afrontar el miércoles pasado un juicio oral y público por “abuso sexual gravemente ultrajante triplemente agravado”.

El acusado, de 62 años, estuvo privado de su libertad desde julio de 2017 por haber permanecido prófugo una semana. Por esa circunstancia la Justicia rechazó sucesivamente los pedidos de excarcelación o arresto domiciliario presentados por su defensa.

A José se lo acusó de haber abusado durante 9 años de Gobbo, quien era alumna del colegio parroquial que él dirigía en Caseros. En forma paralela al proceso judicial, otras tres mujeres que acusaron al sacerdote esperaban el veredicto de la Suprema Corte bonaerense para que avancen sus causas, que también habían sido declaradas prescriptas en instancias anteriores.

“Todos son cómplices”, expresó Mailín Gobbo tras conocer la sentencia. “A mí no me va a abusar más, pero va a abusar a otra nena”, advirtió la joven. “Los abogados y los jueces son cómplices de un pedófilo. No lo puedo creer”, añadió indignada.

En 2017, tras la denuncia, el sacerdote le escribió una carta a la mamá de Mailín en la que sostuvo que “quizás fue demasiado cariñoso”. “Les aseguro que nunca tuve mala intención. Quizás demasiado cariñoso, como ella también era cariñosa conmigo. Nunca estuve a solas con ella, en la parroquia siempre con algún animador o catequistas y otros chicos. Cuando salía con ustedes vos estabas presente. Quizás pude ser imprudente jugando con ella, pero nunca con mala intención”, escribió.

“Yo no soy yo, son todas las que me dijeron ‘a mí me pasó’. Sabes lo que es que te paren arriba de su pene, que te toquen, que te besen sin que vos quieras, es abuso. Y es violencia también para los adultos”, relató la joven, quien hoy tiene 33 años,y denunció haber sido violada por José cuando asistía al Instituto San José Obrero, ubicado en Caseros, provincia de Buenos Aires, cuando tenía entre 12 y 21 años.

Tras el fallo, además de Gobbo, varias jóvenes que esperaban la sentencia para sumar sus acusaciones en el mismo sentido, mostraron su indignación. Es el caso de Karen, quien junto a otras dos ex alumnas del colegio que también fueron víctimas del ex sacerdote, aunque estiman que podría haber muchas más denunciantes.

“Es muy triste, no puede ser que la justicia actúe siempre de parte del patriarcado; ayer fuimos a marchar juntas por el Día Internacional de la Mujer y hoy la justicia vuelve a mostrar que es cómplice”, dijo Karen en diálogo con TN.

Por su parte, el abogado de Mailín, Héctor Silveyra, consideró que “es una vergüenza la prescripción” y señaló que “en las provincia somos parias, porque en Capital Federal tendríamos una chance”.

fuente: perfil.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *