Padre solicita que la justicia escuche la voluntad de su hija

Eldorado. En el mes de agosto el juez a cargo del Juzgado de Familia, Dr. Juan José Palacios, reconoció que el interés superior de la niña es que viva con su padre Maximiliano. I. Petroff Valdés. La sentencia fue apelada por la madre y eso impidió la reunión de Maximiliano con su hija.

La apelación no fue tratada por el Juez Palacios, que estaba a cargo del juzgado, ya que en el interín asumió, por concurso, la Jueza Corina Jones quien dio lugar a la apelación suspendiendo la ejecución de la sentencia dada por el juez Toledo. Razón por la cual la niña aún se encuentra conviviendo con su madre y su actual pareja.

En conversación con ahoraeldorado.com Valdés explicó “Mi hija, y me sale el orgullo, es una niña que se expresa muy bien, ya desde muy chica es así. Tuvimos la suerte de llegar a un juzgado como el de Eldorado donde se la escuchó en varias audiencias donde ella explicó qué es lo que le gusta, qué no, sus preferencias, y todo esto llevo a que el juez comprendiera por donde pasaba su centro de vida, entendió que ella estaba pasando por situaciones que no debía pasar, más cuando hay un papá que se quiere ocupar de su hija. Es inexplicable la cantidad de obstáculos que tenemos que pasar los papás cuando nos queremos ocupar de nuestros hijos. En mi caso ya hace seis meses que no tengo contacto con ella, y eso que la justicia entendí, que lo mejor para ella es que viva conmigo”.

Al conocer el fallo favorable, en el mes de agosto, Maximiliano se desplazó hasta Misiones pero no pudo ingresar a la provincia pese a contar con el hisopado negativo. “Llegué a Misiones, pero no pude ingresar porque todo esto (el juicio) parece que va seguir hasta que dictamine la Cámara. Nosotros los adultos respetamos los tiempos de la justicia, pero para los niños es más complicado, no pueden seguir esperando los tiempos de la justicia. Por eso pido que resuelvan, hasta tanto se dé el fallo de fondo, que se respete y hagan lugar a lo dictaminado  por el juez, ya que se entendió que es lo mejor para la niña”.

Sandra Olcese y María Belén Schwindt, abogadas de Valdés, explicaron que hicieron una presentación ante la Cámara de Apelaciones solicitando lo pedido por su cliente: “Hicimos una presentación que, además de los aspectos técnicos, se fundamenta con los principio y los nuevos paradigmas contemplados en el nuevo Código Civil, porque es contradictorio lo que sucede, ya que hasta ahora se aplican conceptos del anterior Código Civil. Por eso pedimos a la Cámara que haga efectiva la sentencia (dictada por el Juez Palacios) en virtud de todos los conceptos nuevos establecidos en el nuevo Código Civil que protegen a los niños en virtud de su interés superior. Además consideramos que la hija de Maximiliano, en este momento es vulnerable, que se la respetó, se la escuchó y por eso se dio el fallo a favor de Maximiliano, pero en esta situación se torna vulnerable. La justicia entendió que lo mejor para ella era que estuviera con su padre, por varios argumentos que se dieron en la causa, pero todo esto vuelve abstracto el fallo. Es contradictorio”.

El planteo ante la Cámara fue realizado el viernes 2 de octubre y consultada las profesionales acerca del tiempo en que la cámara podría definir la situación expresaron “Nosotros entendemos que es una cuestión urgente, por lo cual en un plazo que estimamos que no puede exceder los 15 días debería haber una respuesta”.

 

Antecedentes del caso

En una causa iniciada en el año 2017 el juez a cargo del Juzgado de Familia, Dr. Juan José Palacios, reconoció que el interés superior de la niña es que viva con su padre Maximiliano. I. Petroff Valdés.

Por ello, en el fallo, el juez otorga el cuidado unilateral de la hija a Petroff Valdés, en virtud de que el mismo es el responsable de garantizar el contacto con su madre, y tuvo en cuenta, especialmente, los dichos de la niña de 10 años que planteó en numerosas oportunidades que quería vivir con su padre.

El fallo se basa en lo establecido en el nuevo Código Civil, en su Art. 653. Que expresa:

Cuidado personal unilateral. Deber de colaboración. En el supuesto excepcional en el que el cuidado personal del hijo deba ser unipersonal, el juez debe ponderar:

  1. a) la prioridad del progenitor que facilita el derecho a mantener trato regular con el otro;
  2. b) la edad del hijo;
  3. c) la opinión del hijo;
  4. d) el mantenimiento de la situación existente y respeto del centro de vida del hijo.

El otro progenitor tiene el derecho y el deber de colaboración con el conviviente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *