La Policía Federal de Brasil confirmó la suspensión de los controles migratorios en el Paso Rosales en Paraíso, Santa Catarina, por el bajo movimiento. El puesto volverá a atender a fin de año.

SAN PEDRO-BRASIL. Según explicaron desde la Policía Federal, de Dionísio Cerqueira, la suspensión de actividades en el puesto en la cabecera brasileña del puente internacional Comandante Rosales se debe a las escasa afluencia durante la temporada baja.

En esa línea, desde el comunicado de la fuerza brasileña, señalaron que los controles migratorios volverán a llevarse a cabo en Paraíso -Santa Catarina- antes de fin de año, debido a la temporada de verano.

Hasta que vuelva a funcionar el puesto, los trámites migratorios deberán hacerse en Dionisio Cerqueira, es decir la localidad lindante con Bernardo de Irigoyen, a unos 80 kilómetros al norte.

Desde este jueves que no funciona el control migratorio del lado brasileño, y ayer solamente estaba en funcionamiento el puesto de la ‘Companhia Integrada de Desenvolvimento Agrícola de Santa Catarina’ (Cidasc) para control agropecuario, lo que permite a las personas utilizar el cruce para llegar hasta San Miguel Do Oeste.

fuente: lavozdemisiones