El informe de la ONU ‘Que nadie se quede atrás’ investiga las causas de la desigualdad y propone soluciones a escala mundial y regional.

El acceso al agua potable es internacionalmente reconocido como uno de los derechos humanos esenciales. Sin embargo, más de 2.000 millones de personas en diversos puntos del planeta no tienen ni siquiera los servicios de agua y saneamiento más básicos.

El Informe de Desarrollo Mundial del Agua de las Naciones Unidas titulado Leaving No One Behind (Que nadie se quede atrás, descarga en formato pdf en castellano), publicado coincidiendo con la celebración este 22 de marzo del Día Mundial del Agua, analiza con detalle los motivos y el alcance de la exclusión a los recursos del agua e investiga la manera de superar estas desigualdades.

El informe fue presentado en Ginebra, Suiza, el 19 de marzo durante la 40ª reunión del Consejo de Derechos Humanos.

En 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que reconoce “el derecho al agua potable segura y limpia y el saneamiento como un derecho humano” y en 2015 el derecho humano al saneamiento se reconoció explícitamente como un derecho independiente. Estos derechos obligan a los Estados a trabajar para lograr el acceso universal al agua y saneamiento para todos, sin discriminación, priorizando a los más necesitados. Cinco años más tarde, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible tiene como objetivo garantizar una gestión sostenible de, y el acceso a agua y saneamiento para todos en el año 2030.

Sin embargo, a pesar del progreso significativo durante los últimos 15 años, este objetivo es inalcanzable durante gran parte de la población mundial. En 2015, tres de cada diez personas (2,1 mil millones) no tenían acceso a agua potable y 4,5 mil millones de personas, o seis de cada diez, instalaciones sanitarias habían logrado ninguna manera segura. El mundo está todavía fuera de pista en la consecución de esta meta importante.

“El acceso al agua es un derecho fundamental a la dignidad de cada ser humano”, declaró el Director General de la UNESCO Audrey Azoulay. “Sin embargo, los mil millones de personas están siendo privados de este derecho. La nueva edición del Informe sobre el Desarrollo Mundial del Agua de la ONU muestra que la determinación colectiva para avanzar y esfuerzos para incluir a aquellos que se han quedado atrás en el proceso de decisión podría hacer que este derecho sea una realidad “.

”Los números hablan por si mismos. Como muestra el informe, si la degradación del medio ambiente natural y la presión insostenible sobre los recursos hídricos mundiales continúan al ritmo actual, el 45% del producto interno bruto mundial y el 40% de la producción mundial de cereales estarán en riesgo en 2050. Las poblaciones pobres y marginadas se ve afectado de manera desproporcionada, exacerbando aún más ya las desigualdades en aumento […] el Informe 2019 proporciona evidencia de la necesidad de adaptar los enfoques, tanto en la política y la práctica, para abordar las causas de la exclusión y la desigualdad “, dijo Gilbert F. Houngbo, Presidente de ONU -Agua y Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola.

Grandes diferencias entre ricos y pobres

Las cifras globales ocultan disparidades significativas, destaca la ONU. A escala mundial, la mitad de las personas que beben agua de fuentes inseguras viven en África. En el África subsahariana, sólo el 24% de la población tiene acceso al agua potable, y el 28% tienen instalaciones sanitarias básicas que no se comparten con otros hogares.

existen discrepancias significativas en el acceso, incluso dentro de los países, sobre todo entre los ricos y los pobres. En las zonas urbanas, los desfavorecidos alojados en alojamientos improvisados ​​sin agua corriente suelen pagar entre 10 y 20 veces más que sus vecinos en los barrios más ricos de agua de calidad similar o menor comprados a vendedores de agua o camiones cisterna.

fuente: lavanguardia.es