La Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), presentó un Índice de Competitividad, que ayuda a analizar la situación de las producciones de nuestro país.

Este indicador, elaborado en conjunto con la consultora Ecolatina, arrojó quela competitividad de las economías regionales cayó 1,7% durante 2018 en comparación con el año anterior, también precisó que en el último trimestre del año pasado la capacidad del agro de competir bajó 3,4% interanual.

El análisis subrayó que el indicador de 2018 estuvo no sólo por debajo del de 2017, sino también de los valores de 2015 y 2016.

“El empeoramiento que muestra la competitividad de las economías regionales en 2018 se debe a una retracción en cuatro de las siete dimensiones que componen el índice: infraestructura, el entorno macroeconómico, desempeño económico, y calidad y diferenciación”, destacó el informe.

Por el contrario, recursos naturales, población y sector externo representaron avances para el indicador.

En cuanto a los sectores, las mayores pérdidas de competitividad se registraron en el maní, con 18,3%; la miel, con 6,6%, la carne avícola, con 6,3%; la carne bovina, 6,1%; los lácteos, 4,5%; y la yerba y el tabaco, con 3,4%.

En cambio, se registraron mejoras para las producciones de cítricos, con 7,4%; peras, 6%; manzanas, 2,9%; y granos, 1,9%.

fuente: misionesopina