El ahora ex ministro de Seguridad porteño dio explicaciones sobre su renuncia.

Luego haber renunciado a la conducción del Ministerio de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo admitió ser el “responsable político” de los hechos de violencia que el último fin de semana impidieron que se jugara la Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River.

Ocampo dijo que ayer por la tarde habló con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a quien le planteó que “un ministro de Seguridad tiene que tomar decisiones que para tomarlas hay que tener capacidad política, porque son decisiones complejas que afectan intereses” y que tras los incidentes que se registraron en las inmediaciones del Monumental “las condiciones no estaban dadas”.

“Se le estaba pidiendo un gesto (a Rodríguez Larreta), que me parecía que podía ser mi renuncia y que terminara así la situación y que conservara el proyecto de política de seguridad que nosotros iniciamos”, continuó.

“El Jefe de Gobierno lo entendió, le dije que lo mejor era dar un paso al costado, porque yo era el responsable político de lo que pasó el sábado, no técnicamente, operativamente quien está a cargo de estos temas, pero sí soy el responsable político”, insistió el ex funcionario en diálogo con Radio con vos.

Ocampo reconoció que “hubo falencias en la organización de la estrategia”. “Se tomaron medidas de previsión pero no fueron exitosas. Había una estrategia con respecto al ingreso del micro que, claramente, no funcionó”, explicó y añadió que con lo que pasó “quedó demostrado que hay que casi militarizar un partido de fútbol”.

Rodríguez Larreta anunció anoche que Diego Santilli asumirá el cargo en el Ministerio de Seguridad y que las tareas de la vicejefatura quedarán a cargo de la Secretaria de Desarrollo Ciudadano que conduce Matías López.

Ocampo había pedido licencia en la Fiscalía General de la Ciudad para asumir como ministro de Seguridad y Justicia, por lo que volvería a su función que hoy ocupa Luis Cevasco. Hay dudas aún en torno al futuro de Marcelo D’Alessandro, el secretario de Seguridad, que podría hacerse cargo del ministerio en coordinación con Santilli.

Hace tres semanas, Felipe Miguel, jefe de Gabinete de la Ciudad, había empezado a tener más injerencia en el área. Horacio Rodríguez Larreta colocó allí, full time, a Fernando “Bana” Banegas, que controla la gestión de todos los ministerios.

fuente: infobae