El segundo semestre del año comenzó difícil para la economía del misionero. Al aumento de los combustibles y el incremento mensual del costo de la energía eléctrica de EMSA, ahora se suma la suba del servicio de agua potable en un 11%.

En junio ya se aplicó este incremento en la tarifa y se verifica en la última boleta con vencimiento en julio. Cabe recordar que en marzo ya se había autorizado un aumentó también del 11% en toda la provincia, por lo que en total en lo que va del año se registra una suba total del 22%. Según autoridades del EPRAC, desde el 2015 a la fecha aumentó un 148% en total el costo del servicio de SAMSA y en Oberá, a través de la CELO, un 167% y en Eldorado, a través de la CEEL, un 153%. De acuerdo a las fuentes consultadas por M4 el servicio sigue siendo uno de los más “baratos” en Misiones en comparación con los demás. “Es uno de los servicios que más se usa, es el más vital, el más necesario y se paga poco, considerando su importancia. Más si se compara con otros, como la TV por cable o la telefonía celular”, señaló una fuente de la empresa SAMSA. De hecho, de acuerdo a los registros del EPRAC, el agua potable es realmente económica. Por ejemplo, el valor residencial del servicio y de cloacas (que se cobra junto) con el último incremento junio 2018 es de 416,18 (343,95 + IVA) pesos por cada 15 metros cúbicos de agua (mínimo facturado). Es decir, por cada metro cúbico (1000 litros) se paga 27,75 pesos (22,93 + IVA) y por cada litro 0,028 pesos (0,023 + IVA). El costo bajo es aún más visible si se compara con el valor del litro de agua en botella que se puede adquirir en un comercio. Por ejemplo, SER cuesta $21.50; Nestlé $20.90; Villa del Sur $22.70 y ECCO $22.70, por mencionar algunas marcas, cuando el litro solo se paga $0.028 pesos.

fuente: MisionesCuatro.com