Por primera vez luego de 13 meses de alzas sucesivas, el consumo de combustibles al público experimentó un retroceso interanual. De acuerdo a datos del Ministerio de Energía de la Nación, en mayo, las ventas de naftas y gasoil para este segmento en su conjunto cayeron 0.8 por ciento. En rigor, y según el relevamiento oficial, el único producto que exhibió índices negativos fue el gasoil Grado 2, destinado mayormente a las actividades industriales y agrarias.

La situación no resulta una novedad ya que se repite desde hace más de un año, pero es la primera vez durante este período que la caída de su demanda en los surtidores traccionó para arrojar un saldo desfavorable en la suma general. Así las cosas, las ventas de naftas arrojaron una mejora del 2.29 por ciento y la de diesel Premium 11.1, en tanto que las de gasoil tradicional retrocedieron 11.08 por ciento.

Las causas que derivaron en este escenario, tiene relación directa según los estacioneros, en la modalidad de entrega sin intermediación que impulsan las compañías petroleras como estrategia para captar a los grandes clientes sin pasar por las bocas de expendio. Pero además a la disminución del volumen distribuido al canal minorista, en especial a las estaciones sin bandera, a causa del retraso de los precios.

Como viene informando este medio desde hace algún tiempo, la desregulación del mercado provocó que nuevamente se impusieran cupos y límites de cantidades, de acuerdo a la cuota del promedio de compra de los últimos meses. Al respecto, la presidenta de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Jujuy, María Alejandra Montiel, manifestó a surtidores.com.ar que “a principios de mayo, las compañías subieron el precio del gasoil al por mayor para luego directamente no proveerlo al mercado”, advirtió.

Finalmente el documento destaca que en ventas de naftas y gasoil al público, YPF se mantiene al tope del market share con el 54.24 por ciento; Shell, 21.85, AXION, 13.1 y Trafigura (ex Petrobrás) 8.31 por ciento.

Fuente Surtidores.