El encuentro estaba pautado en el Ministerio de Trabajo en principio para las 11:00 y luego fue postergado para las 12:00. Sin embargo, escasos minutos antes de que comience, se informó que se había suspendido. El paro 24 horas para el próximo lunes 25 de junio, sin movilización, en rechazo a las políticas del gobierno nacional.

“Luego del debate la conclusión es que los datos económicos y de empleo, los datos que tienen que ver con todo lo que afecta a los sectores más vulnerables se van afectando y cada vez son más alarmantes”, señaló Daer.

Por eso, afirmó: “Lo que hemos decidido es declarar el día 25 un paro de actividades por 24 horas sin movilización”.

En la reunión estaba previsto que los funcionarios nacionales dieran una respuesta a los reclamos planteados por los sindicalistas la semana pasada, durante la audiencia que mantuvieron en la Casa Rosada con Marcos Peña y Nicolás Dujovne.

El Gobierno había aceptado elevar la pauta salarial en unos 5 puntos porcentuales y estaba dispuesto a liberar fondos para obras sociales, pero rechazaba el resto de los puntos de la CGT: eximir del impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo, suspender despidos por seis meses y desistir de los cambios más conflictivos de la reforma laboral.

Esa falta de respuesta a los pedidos de la CGT (cuya mesa chica se reunió esta mañana para analizar la negociación) habría empujado a la suspensión del encuentro, una cancelación de la que se culpaban mutuamente.

Ahora, el Consejo Directivo de la central obrera tiene previsto reunirse a las 17:00 para definir los pasos a seguir en la pulseada con el Gobierno, y parece un hecho que la decisión será convocar a un paro nacional.

La clave será la fecha de la medida, que en principio no coincidiría con la convocatoria del sindicato de Camioneros y las CTA para este jueves. Se especula con que el paro nacional sería dentro de 15 días y en principio incluiría a los gremios del transporte, clave para el éxito de la medida.

El fracaso de la reunión entre la CGT y el Gobierno dejó en offside a Marcos Peña, que poco antes había destacado “el diálogo permanente” que mantienen con la central en contraposición con la dura postura que mantiene Hugo Moyano.

“La situación de Moyano tiene más que ver con la cuestión de la paritaria; lo importante es entender que la paritaria está en un marco de una conciliación obligatoria, con lo cual creemos que no es el camino adecuado”, dijo sobre el paro del jueves, al tiempo que remarcó que ya se conocen “cuáles son sus actitudes” y sostuvo que “el Ministerio de Trabajo actuará en correspondencia”, en referencia a posibles sanciones.

Fuente LPO.