El aumento se abonará en dos tramos: de junio a noviembre con un 9% y el 8 restante desde diciembre de este año hasta mayo del año próximo., Además los obreros madereros recibirán un plus de 2500 pesos, -en dos cuotas, la primera con $1.000 en agosto y en octubre $1.500.

“Si bien no conforma a los gremios el aumento ya que las negociaciones conversadas fueron previas a la corrida económica y cambiaria de mayo, ya se homologó el acuerdo que regirá a partir de la primera quincena de junio, en la que se establecieron pagar un aumento en dos tramos: un 9% de junio a noviembre del presente año, y un 8% de diciembre de 2018 a mayo de 2019, calculados ambos sobre el valor hora al 31/05/2018”, precisó el secretario general del SOIME (Sindicato de Obreros de la Industria Maderera –Delegación Eldorado), Domingo Paiva.

El dirigente gremial explicó que la negociación de paritarias fue firmada por USIMRA a fines de abril con una base de inflación de 17%. “A junio estamos en un 27% de inflación. Por ello, no descartamos salir a la lucha con otros gremios para solicitar la inmediata reapertura de paritarias, no podemos esperar a diciembre, como dice en el convenio. Este 20 de junio cobrarán los trabajadores la primera quincena con el aumento acordado de un 9%, pero no llega en un contexto de buena noticia, ya que cuando los mismos empresarios salen preocupados advirtiendo que no hay un panorama bueno, el temor es que se comiencen con suspensiones, reducción de jornadas o despidos, porque siempre por lo primero que se ajusta es por el trabajador. Esto no sería justo, porque entre todos venimos aguantando, el castigo del ajuste no puede seguir recayendo sobre el trabajador, hay que encontrar la manera de exportar, de reactivar las ventas”, concluyó Paiva.

Un semestre complejo

La creciente informalidad, el endurecimiento de las condiciones de financiamiento productivo y de la demanda, las perspectivas de salario real en baja y el aumento de las importaciones inquietan al sector de la industria de la Madera y Mueble. “A la presión que sobre nuestros costos y rentabilidad ya ejercían los aumentos de las tarifas de servicios, transportes y la competencia con productos importados, se espera una desaceleración de la recuperación económica en la segunda mitad del año”; advirtió Pedro Reyna, presidente de FAIMA, durante el 138 Congreso Nacional Maderero.

En el documento de conclusiones del Congreso Maderero, al que accedió ArgentinaForestal.com, el directivo graficó que al ser un sector que depende principalmente del mercado interno “nuestras ventas dependen de los ingresos de los consumidores en forma directa. En este sentido, el enfriamiento a la recuperación del salario real que supone una mayor inflación que la originalmente prevista para este año, impacta en la previsión de nuestras ventas”, explicó Reyna.

Al respecto, señaló que “el sector de Madera y Muebles presenta hace tres años bajos niveles de rentabilidad, los cuales ante este contexto se espera que sigan a la baja según los relevamientos de nuestro Observatorio FAIMA y el aporte de las cámaras de nuestra red”, pronosticó.

Por otra parte se presentaron los puntos críticos que aún siguen siendo preocupantes en materia de micro economía del sector. En primer término, se señaló la creciente informalidad en la comercialización de madera; se concluyó en que si bien desde proyectos en discusión como la reforma laboral se atiende este tema, es de vital importancia incrementar medidas tendientes a reducción de la informalidad, principal competencia de los industriales madereros y que se ha mostrado en avance en los últimos meses.

En segundo lugar, se indicó la necesidad de fomentar el financiamiento a la demanda, en el marco de un mercado de consumo que tiende a enfriarse.

Y por último, se hizo hincapié en la tercera gran preocupación sectorial que es el ritmo creciente del aumento de importaciones. “Si bien se viene trabajando en reglamentos técnicos como medidas de protección a los consumidores y administración del comercio y, de hecho, se logró promulgar el reglamento técnico para la familia de tableros compensados de madera, el resto de los reglamentos se viene trabajando en tiempos sub-óptimos, descalzados del ritmo de crecimiento de las importaciones. A esto se suma la falta de actualización de las estadísticas de Comercio Exterior por posición arancelaria, que perjudica el análisis de los sectores PyME sobre su situación de mercado”, indicaron en el documento sectorial.

fuente: misionesopina