“Existe una paradoja en tiempos en que los gobiernos amplían el número de vacunas obligatorias y la gente parece estar más informada que nunca sobre enfermedades y epidemias”, comienza diciendo una polémica nota publicada por el diario Perfil.

Se hace difícil ir en contra de un aparente pensamiento único en relación a la efectividad e inocuidad de las vacunas. Trataremos de ir desmontando cada uno de estos mitos o creencias.

Desgraciadamente los medios de comunicación, tanto médicos como de variada naturaleza, machacan a la población con afirmaciones que nada tienen que ver con la observación científica. Para colmo los organismos de control, que deberían ser independientes tienen conflicto de intereses por sus vinculaciones con la Industria Farmacéutica. Esto se da tanto a nivel de la institución misma como a nivel de quienes las integran, llámese OMS (Organización Mundial de la Salud), OPS (Organización Panamericana de la Salud), CDC (Centro de Control de Enfermedades), etc.

Como si esto fuera poco existe un “marketing del miedo” que aterra a la población exagerando la incidencia y gravedad de las enfermedades infectocontagiosas de la infancia. Se amenaza a los padres que serán denunciados o que sus hijos no serán asistidos o no ingresarán al sistema educativo si no se vacunan. Se afirma con seguridad que las vacunas previenen las enfermedades y que ellos serán culpables de que sus hijos se contagien o favorezcan el contagio a otros.

Por otro lado se niega cualquier vinculación de las vacunas con sus efectos secundarios, la gran mayoría de las cuales figuran en los mismos prospectos, que no son entregados a quienes reciben las vacunas y pareciera que tampoco los leen los profesionales de la salud. Es llamativo que los mismos padres que leen atentamente el prospecto de un antibiótico antes de dárselo a sus hijos, jamás pidan el prospecto de una vacuna que se les va a inyectar.

Por supuesto que tampoco se menciona que en las grandes epidemias del pasado las complicaciones de las enfermedades infectocontagiosas de la infancia tenían que ver con la falta de vivienda digna (con agua corriente y cloacas), de nutrición adecuada y de ingresos que cubran las necesidades básicas. Se ignora (aunque esté publicado) que las poblaciones carecientes aumentan en un 50% la mortalidad infantil luego de ser vacunadas. Y no se difunde que el lavado de manos reduce tanto la diarrea como la neumonía en un 50%.

Por otro lado es conveniente saber que la inversión en educación duplica como mínimo al doble el beneficio en los índices de salud, comparado con la misma inversión en las áreas de “salud”.

Recordemos también lo que sostenía Rudolph Steiner (creador de la Antroposofía): que llegaría un día en que se daría una vacuna desde recién nacido con el objetivo de que el ser humano no llegara a sentirse poseedor de alma y de espíritu. A eso estamos llegando…

La moda de no vacunar
Hace algún tiempo, el diario español El País informó que esta “moda” es cada vez adoptada por más gente del Viejo Continente. La nota vinculaba la decisión de no vacunar con el hecho que en España, que solo sufrió dos casos de sarampión en 2004, acumulaba más de 1.300 en lo que iba de año.

Dice la nota que esa actitud negativa deriva por considerar que son más los riesgos que los beneficios o bien en rechazo de los productos de la industria farmacéutica .

Pero aunque en una primera instancia resulte chocante que haya padres que decidan no vacunar a sus hijos, también surge la pregunta respecto de aquello que naturalizamos. ¿Sirven las vacunas o pueden traer más complicaciones que beneficios?

Los grupos que promueven la libre vacunación (es decir, que cada cual pueda decidir) están cobrando importancia en todo el mundo, especialmente en los países más desarrollados de Europa.

En Argentina, el médico homéopata Eduardo Yahbes mantiene el sitio Libre Vacunación, en donde advierte sobre los peligros de vacunar y sostiene que los ciudadanos deberían ser informados sobre los efectos adversos.

Eduardo Bitis, homeópata, afirmó que las vacunas no son inocuas y que en todo caso hay que evaluar cada caso. “Existe una gran cantidad de vacunas que se aplican contra enfermedades bastante banales como la de la gripe”, dice. “Yo preferiría que mejoremos las condiciones ambientales y nutricionales de la poblacion y que mejoremos así la salud“.

La doctora Carlota Russ, Secretaria del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría, no opina lo mismo. Para ella, las vacunas han salvado más vidas que cualquier otra intervención realizada a nivel mundial y considera que es ‘una locura’ no vacunar a la población.

“Todas las vacunas que forman parte del calendario oficial de vacunación están probadas”, aclara. Además, advierte que “esta corriente anti-vacunación de los países más desarrollados está llevando a la re-emergencia de enfermedades que estaban desapareciendo como el sarampión”.

La Corte Suprema de Justicia bonaerense obligó a una pareja a vacunar a su bebé, luego de que ellos manifestaran que no iban a hacerlo. En esa ocasión, el jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, precisó que “a pesar de que los padres tienen la patria potestad sobre sus hijos, no pueden perjudicar su salud”.

Para el homeópata Eduardo Bitis, sin embargo, “habría que preguntarle al juez quién se va a hacer cargo si el chico tiene una complicación“. Este médico, además, recuerda que las campañas de salud pública muchas veces son producto de grandes negocios entre los gobiernos de turno y los laboratorios.

Opiniones calificadas sobre las vacunas
Haremos una síntesis de comentarios de varios autores que están involucrados en el tema vacunatorio.
Len Horowitz
“El más grande fraude relatado es que las vacunas son seguras y efectivas”

Matthias Rath
“…la verdadera naturaleza de la industria farmacéutica mundial reside en el hecho de recibir beneficios cuantiosos con las enfermedades crónicas y no en el hecho de ocuparse de la prevención y erradicación de las enfermedades”.

Aunque es importante decir que los laboratorios ganan miles de millones por año con la venta de las vacunas.

Debatar Benerji
“¿Quién ha de considerarse responsable de la muerte de niños inoculados bajo el pretexto de que se salva la vida de otros niños con el Plan Vacunal Universal? Se trata aquí de una grave violación de los derechos Humanos”

Viera Scheibner
“Cien años de investigación ortodoxa muestran que las vacunas representan un asalto al sistema inmune. Las vacunas no previenen enfermedades. Están implicadas en reacciones muy serias”.

Fernando Savater
“El beneficio económico no puede ser el único y último criterio en la investigación médica”.

James Shanon
“La única vacuna segura es aquella que nunca se usa”.

Fernand Delarue
“Nada permite afirmar que las vacunaciones han hecho desaparecer o retroceder las epidemias”.
“Presentar las cifras de regresión de enfermedades a partir del comienzo de la vacunación y omitir las previas es una astucia publicitaria”.
“Sacar la conclusión de que se debe a las vacunaciones es una inexactitud grave”.
“A igual nivel de vida, las enfermedades IC evolucionan en curvas paralelas tanto en países vacunados como en los que no lo están”.
“En ausencia de vacunación las epidemias retroceden en todos los países donde se eleva el nivel de vida”.

Liliana Szabó
“La creencia en el sistema de vacunación como algo beneficioso ha sido intencionalmente instalada en el público general y en los profesionales de la salud de una manera sutil y perversa que no permite revisar dicha creencia ante la amenaza de generar un daño nada menos que a los propios hijos. Es hora de confiar más en la sabiduría instintiva natural que en la supuesta sabiduría de quienes lucran con la enfermedad”.
“Primum non nocere: primero no dañar, es la principal y primera tarea de nosotros los médicos”.

Eduardo Ángel Yahbes
“El sistema vacunatorio constituye un verdadero crimen contra la humanidad”
“Porque las vacunas no son efectivas para prevenir las enfermedades”
“Porque ellas aumentan la mortalidad, la morbilidad y la infertilidad”.
“Porque modifican el patrimonio genético de la humanidad”.

5. BIBLIOGRAFÍA
A shot in the dark. The P in the DPT.
Harris L. Coulter & Barbara Fisher
Avery Publishing Group. New York, USA. 1991
Autism Beyond Despair
Tinus Smits
Edited by Tim Owens. 2010

La cara oculta de las vacunas
El Sanador herido. España. 2002

La Mafia Médica
Ghislaine Lanctôt
Vesica Piscis. Huesca, España. 2002

Los peligros de las vacunas
Xavier Uriarte
Edición Propia. Girona, España. 2007

Salud e Infección
Fernand Delarue
Editorial Nueva Imagen. México DF, México. 1980

Vaccine epidemic
Louise Kuo Habakus and Mary Holland
Skyhorse Publishing. New York, USA. 2011

Vaccine legal exemptions
Alan G. Phillips
Chapel Hill, USA. 2010

Vaccines: are they realy safe and effective?
Neil Z. Miller
New Atlantean Press. Santa Fe, New Mexico. 1992

Vaccination, social violence and criminality
(The Medical Assault on the American Brain)
Harris L. Coulter
North Atlantic Books. Berkeley, California. 1990

Vaccination
Viera Scheibner
Australian Print Group. Victoria, Australia. 1993

Vaccinations: le droit de choiser
François Choffat
Editions Jouvence. Dijon_Quétiguy, France. 2001

Vacunaciones sistemáticas en cuestión
Juan Manuel Marín
Icaria Editorial. Barcelona, España. 2005

What about inmunizatios?
Cynthia Cournayer
Nelson’s Books. Santa Crus, California. 1995

Sitios Webs
Librevacunacion.com.ar
Naturalnews.com
Vactruth.com

fuente: Ecoportal.net