A lo largo de 15 jornadas, cuatro comisiones escucharon numerosas voces a favor y en contra de la interrupción voluntaria del embarazo. El martes próximo arranca la discusión sobre la letra chica del proyecto, que va al recinto el 13 de junio.

Culminó este jueves la primera fase de un debate histórico en la Cámara de Diputados, el de la despenalización del aborto. Las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia y Mujer llevaron adelante la quinceava y última jornada de exposiciones, y legisladores a favor y en contra ya se lanzan a la caza de los votos de los indecisos.

La ronda de ponencias se largó el 10 de abril y pasaron por el Anexo C 724 expositores, entre exfuncionarios, exlegisladores, actrices, escritores, periodistas y personalidades de la cultura. Las jornadas se desarrollaron prolijamente y sin demasiados sobresaltos bajo la conducción de Daniel Lipovetzky (Pro), con un récord de visualizaciones y una cantidad oscilante de diputados en la sala.

Precisamente el titular de la Comisión de Legislación General resaltó esos datos este jueves por la noche, cuando a las 21.30 concluyó la última exposición. Destacó Lipovetzky que hubo 118 horas de exposiciones, algo que definió como “un verdadero récord”, como así también destacó que hemos tenido más de un millón de visitas en los canales digitales de la Cámara”, lo que demuesra “la importancia del debate y que la sociedad ha valorado cómo se hizo, con respeto”.

El macrista anunció que el próximo martes a partir de las 15, las comisiones volverán a reunirse pensando en la firma del dictamen. Se espera una intensa discusión en torno a la letra chica del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que podría recibir cambios consensuados.

Lipoveztky además ratificó que la fecha acordada para llevar la iniciativa al recinto de la Cámara baja es el miércoles 13 de junio. Las militantes de la ley preparan una vigilia y el país estará pendiente de la votación, que hasta ahora se presenta pareja, con un resultado incierto por una cantidad todavía considerable de diputados indecisos.

En líneas generales, el proyecto en discusión habilita a interrumpir voluntariamente el embarazo hasta las 14 semanas de gestación, y superado ese plazo si se dan las causales de violación, malformaciones fetales graves, o si está en riesgo la salud física, psíquica y social de la mujer.

Entre los disertantes a favor estuvieron el periodista Luis Novaresio; el dramaturgo José “Pepe” Cibrián Campoy; las actrices Verónica Llinás, Carla Peterson, Griselda Siciliani y Alejandra Darín; el psicólogo Gabriel Rolón; el filósofo Darío Sztajnszrajber y la escritora Claudia Piñeiro. También el sociólogo y filósofo Juan José Sebreli, la actriz Florencia de la V y las periodistas Débora Plager y Julia Mengolini.

En contra se pronunciaron el exsenador Eduardo Menem; el cura José María Di Paola, más conocido como padre “Pepe”; el pediatra Diego Montes de Oca; la activista anti-aborto Mariana Rodríguez Varela; Gustavo Carrara (obispo auxiliar de Buenos Aires) y numerosos representantes de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Lipovetzky agradeció “al presidente Mauricio Macri porque fue quien de alguna manera apoyó que este debate se pudiera hacer”, a “la lucha de las mujeres” y “a todos los expositores que vinieron, se tomaron el tiempo, estudiaron y se prepararon, defendiendo con pasión sus valores”. También dio gracias a los asesores, el personal de la Cámara y periodistas.

Por su parte, Carmen Polledo (Pro), presidenta de Salud, expresó que “es un día de una gran emoción”. También le agradeció a Macri, al destacar que “fue este presidente y no otro quien habilitó este debate histórico”, y dijo que se sintió “muy cómoda” en al trabajo con Lipovetzky.

Alejandra Martínez (UCR), la titular de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, calificó a la jornada como “muy especial” y confesó que le genera “una emoción muy particular”. Celebró haber puesto en debate “una deuda pendiente, un reclamo de miles y miles de mujeres de toda la Argentina”, y desatacó el trabajo de la Campaña Nacional por el Aborto que presentó el proyecto una y otra vez a lo largo de 12 años.

“Todos pusimos un granito de arena para que esto sea posible”, resaltó la radical Gabriela Burgos, quien conduce Legislación Penal, y sostuvo que “eran temas que se tenían que hablar y qué mejor que en la casa de la democracia” con “el respeto y profesionalismo que el tema merecía”.

La última audiencia

En la primera parte de la jornada, el orador más destacado fue el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, quien dio abundantes cifras y expresó que el aborto es un “problema que tenemos que abordar” y los diputados “tienen que decidir”.

También expusieron otros dos exministros del área, Ginés González García (2002-2007) y Daniel Gollán (2015). El primero consideró que “esta ley puede cambiar la historia”, mientras que el segundo precisó que existe una “enorme cantidad de evidencia científica” en el mundo para concluir que “voten lo que voten, las mujeres que deciden hacerse un aborto lo van a seguir haciendo”.

También a favor del proyecto habló el constitucionalista Ricardo Gil Lavedra, mientras que totalmente en contra se manifestó el cura villero José María Di Paola, más conocido como padre “Pepe”, quien asoció el impulso de este debate con la vuelta al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otra voz de rechazo a la ley fue la de Verónica Camargo, mamá de Chiara Páez, la joven de 14 años asesinada el 10 de mayo de 2015 a manos de su novio por negarse a interrumpir su embarazo. Sostuvo que una adolescente “no tiene la capacidad” para tomar la decisión y lamentó que se reclame por el aborto legal en las marchas de Ni Una Menos.

Soledad Sosa, exdiputada del Partido Obrero-Frente de Izquierda, denunció que “los agentes del clericalismo han argumentado contra la vida de las mujeres y de su autonomía sexual, en favor de un régimen de opresión que está condenando a las mayorías trabajadoras a la miseria y que obliga a las niñas de 11 años a ser madres”.

También participó Sonia Alesso, secretaria general de CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), quien consideró que “es un tema de derechos humanos la libertad de decidir cuándo, cuántos y con quiénes queremos tener hijos”. “La pelea por los derechos de las mujeres es parte de la justicia social”, acotó.

La actriz Dolores Fonzi fue una de las más aplaudidas. “Somos mujeres pariendo una ley; vamos a hacer que nazca”, resumió, y les pidió “a los que están indecisos o en contra” que “se permitan desconfiar de sus creencias”.

A su turno, la artista Paz Ferreyra, más conocida como Miss Bolivia, contó su propia experiencia con el aborto y confesó que sintió “el peso de la mochila de la prohibición y de la clandestinidad, de la culpa y la desinformación”.

fuente: parlamentario.com