La discusión empezó poco después de las 14.30 y se votó a las 3.30. Para el peronista Miguel Ángel Pichetto, la aprobación de la ley que frena la suba de las tarifas “es un mensaje político para el Gobierno”. Por su parte, el legislador oficialista Esteban Bullrich dijo que “la oposición sabe que el proyecto no tiene ninguna posibilidad de ser implementado”

Alrededor de las 14.30, el Senado empezó la sesión en la que se debatió el proyecto de ley de la oposición que apunta a frenar el aumento de las tarifas de los servicios públicos. La iniciativa se aprobó cerca de las 3.30 con 37 votos a favor y 30 en contra y el presidente Mauricio Macri vetaría la norma hoy mismo.

La ley retrotrae las tarifas de los servicios a noviembre de 2017 y establece que los aumentos no puedan superar el índice de variación salarial para los usuarios residenciales y el de precios mayoristas para las pymes. Por su parte, la iniciativa que impulsó Cambiemos propone una rebaja del IVA a la mitad (10,5%) para usuarios residenciales y de 6 puntos porcentuales (21%) para pymes.

En el comienzo del debate, el senador peronista José Mayans dijo que gran parte de las personas consultadas están a favor del proyecto y resaltó que “hay una emergencia cuando la gente no puede pagar”.

Por su parte, el oficialista Esteban Bullrich dijo que “la oposición sabe que el proyecto no tiene ninguna posibilidad de ser implementado. Es más: reconocen que no les importa, porque dicen que quieren enviarle un mensaje al Ejecutivo”. En esa línea, el ex ministro de Educación sostuvo que al Gobierno “el tema sí le importa” y que por ese motivo “se planteó una alternativa”, en referencia a las rebajas en el IVA.

A continuación, Bullrich dijo que Cambiemos busca “normalizar las tarifas energéticas, no para pagar más hoy, sino para estar mejor mañana”, debido a que “no hay política más inmoral que justificar tarifas bajas para construir una vida cara. Nosotros no vamos a ponerle 10 pesos en el bolsillo a un argentino para sacarle 50 del otro”.

Pasadas las 23, el senador del PJ cordobés Carlos Caserio expresó: “Hay que hacerse cargo, porque desde que esto llegó a Diputados distintos sectores de la oposición le venimos advirtiendo al Gobierno que la gente está muy mal con el problema de las tarifas”.

Y agregó: “A veces se confunde el Gobierno que cree que además de dejarlo gobernar también tenemos que pagar y compartir los costos políticos de su mala gestión. Parece que cuando acompañamos al gobierno nacional somos ‘buenos’ y ‘racionales’ pero cuando un día pensamos distinto pasamos a ser los malos de la película: esa no es la democracia que queremos”.

“Creo que el discurso del Presidente, que fue hasta agraviante con nosotros, y si encima nos amenazan con el veto, eso inclinó nuestro pensamiento—continuó—. Les pido que no rompamos todo: estuvieron hasta último momento tratando de lograr que hoy no votemos esto. Si para ustedes eso es la política, bárbaro, pero no jueguen con fuegoporque nos necesitamos todos”.

Cerca de la medianoche fue el turno del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo. Tras cuestionar la política tarifaria del kirchnerismo, y sin muchas esperanzas (“no voy a convencer a nadie esta noche”), expuso: “Este podría ser el anuncio de una fiesta para todos que no se podría pagar. Cuando se viniera la resaca de la fiesta, nos encontraríamos con un drama absoluto por una mentira. No se podría pagar, no habría dinero”.

“Cuando esto pasa, siempre de alguna manera se paga”, dijo en relación al proyecto que contempla retrotraer los valores de los servicios públicos. Y añadió: “Argentina tuvo la experiencia de las hiperinflaciones, la experiencia de 2001-2002… Se sabe cómo se saldan las fiestas, se saldan dramáticamente sobre las espaldas de los más pobres de la Argentina”.

Sin embargo, recalcó que el Presidente “va a evitar que la Argentina vuelva a ese lugar”, en alusión al veto que firmará Mauricio Macri en caso de que se apruebe la iniciativa.

“Cuando hay problemas, lo que corresponde hacer es trabajar en conjunto para solucionarlos con seriedad. Si somos tan malos para algunos, yo diría que nos ganen con seriedad, no hace falta ganarnos con irresponsabilidad. Lo importante es que nos comprometamos a hacer un pacto para el crecimiento y el trabajo”, concluyó.

Fuente Infobae