Hay preocupación de los productores por el anhelo que tienen algunos grandes empresarios que pretenden levantar los controles de Filadelfia y Cuay. Este martes, en Campo Ramón varios yerbateros se opusieron contundentemente a que avance esta medida porque de este modo se favorecería a los correntinos que trasladen la materia prima en negro.

En los controles de Santo Tomé e Ituzaingó trabajan alrededor de diez efectivos que se encargan de hacer las inspecciones pertinentes. Para algunos empresarios no son efectivos y se quejan de los costos que se pagan para sostener este trabajo de fiscalización encargada del instituto yerbatero.

Según supo MISIONES OPINA, mañana será un día clave en el INYM donde se planteará esta situación. De avanzar con esta iniciativa podría ser visto como un primer paso a la desregulación que tanto quiere el actual gobierno y obviamente las grandes empresas que concentran en gran parte el mercado yerbatero, por otro lado, de sacarse los controles se quedarían sin fiscalizar las estampillas que financia en gran parte al Instituto Nacional de la Yerba Mate.

Informalmente trascendió que el pedido sería de mucho interés para Las Marías y las voces de los industriales se hicieron escuchar en el INYM. Después de estos rumores que suenan cada vez más fuerte despertó el malestar de algunas agrupaciones yerbateras. “Lo que ellos no quieren es declarar la yerba y sacarnos por mucho menos el costo de la hoja verde” se quejó un productor que pidió reserva hasta que se haga efectivo el pedido por parte de los grandes empresarios.

En dialogo con el sitio Economis, Angel Seniuk, productor yerbatero, manifestó su preocupación al considerar que la industria y “especialmente” Las Marías, plantearon que dejen de funcionar los controles Cuay y Filadelfia. “En la reunión estuvieron dos directores y les planteamos que si esto avanza primero concreten la trazabilidad, y el centro de transacción, porque perdemos sino el control de la salida de yerba canchada. Desde ya planteamos nuestro repudio, y disconformidad con ese pedido”, sentenció.

Desde otra óptica, una fuente consultada por este medio le sacó el tono de preocupación y manifestó que se tratan de rumores y que no perjudicaría al pequeño productor de forma directa. Además indicó que mantener los controles son muy costosos para una tarea que no suele ser efectivos “a través de Rentas ya se controla todo”, agregó.

Los controles

La acción del Área de Fiscalización del INYM abarca controles de ruta, en conjunto con fuerzas de seguridad (Policía y Gendarmería Nacional), para verificar y fiscalizar el traslado de yerba mate en cualquier modalidad y la documentación que avala los mismos, y el control en dos puestos de control fijos, en forma continua y permanente, en la salida de la zona productora, en la provincia de Corrientes: Cuay (Santo Tomé) y Filadelfia (Ituzaingó). Dada su ubicación estratégica sobre las Rutas Nacionales 14 y 12, respectivamente, toda la yerba mate que sale de zona productora en cualquier modalidad debe pasar por los mismos, y por lo tanto queda registrada, con lo cual constituye una fuente de información estadística muy importante para el Instituto ya que permite analizar, entre otras cosas, el comportamiento y evolución de la demanda de yerba mate, y planificar acciones fuera de la zona productora.

fuente: misionesopina