PUERTO ESPERANZA. Este lunes salió a la luz un polémico video donde puede verse a efectivos de la policía golpear con un cinto a un detenido. Aparentemente, intentaban obligarlo a revelar dónde había ocultado elementos robados. El hecho ocurrió meses atrás en la comisaría de Puerto Esperanza. El video se viralizó rápidamente y disparó el debate en las redes sociales sobre los Derechos Humanos y el accionar policial. Tanto que hasta el Ministro de Gobierno, Marcelo Pérez se vio en la obligación de intervenir inmediatamente. Durante la noche del lunes, el Jefe de la Policía de Misiones Manuel Céspedes confirmó la intervención de la comisaría de Esperanza, destitución del comisario y los efectivos involucrados. Además, fue puesto en funciones como nuevo titular el Oficial Principal Alfredo Ramón Ferreira quien estaba a cargo de la comisaría de Puerto Libertad. En esta última dependencia asumió hace instantes la Oficial Principal Gilda Vanesa Cubillas.

En Conferencia de Prensa, Céspedes confirmó que los apremios ilegales ocurrieron meses atrás en la comisaría de Puerto Esperanza y los consideró un hecho “irregular, cruel y condenable”. El funcionario aclaró que ni la institución, ni la Justicia pudieron intervenir en el caso debido a que no hubo denuncias por parte de la familia del agredido.

A partir de los primeros informes, removieron a todo el personal de la comisaría de Puerto Esperanza involucrado en el hecho y asumió el nuevo jefe, Oficial Principal Alfredo Ramón Ferreira. Céspedes confirmó medidas severas a los involucrados y aclaró que no tendrán futuro en la fuerza. “No vamos a tolerar este tipo de conductas”, remarcó. Sobre el detenido torturado por estos cuatro efectivos, Céspedes señaló que se trata de un hombre de 34 años con antecedentes y agregó: “De ningún modo puede ser merecedor de este trato”.

Apremios contra una madre soltera El accionar policial fue discutido durante todo el lunes luego de la violenta detención de Yésica Ambrosi (31) con su hija en brazos. El episodio ocurrió en la chacra 225 de Posadas. En diálogo con Misiones Cuatro, la mujer desmintió las versiones policiales sobre el hecho, donde la señalaban por atacar a piedrazos el taller de su ex marido. Ambrosi, aseguró que el hombre, padre de sus siete hijos, estaba violando una orden de restricción por estar a pocas cuadras de su casa. Además, sostuvo que el hombre no cumple con la manutención de los hijos que tienen en común y que habría abusado de su hija de 13 años.

fuente: MisionesCuatro.com