Eldorado. En la última sesión del Concejo Deliberante de la ciudad se aprobó el pase a Planta permanente de 51 empleados municipales.

El pedido de pase a planta fue realizado por UPCN, el gremio que nuclea a la mayoría de los trabajadores municipales y se ajusta a lo establecido en el Estatuto del Personal Municipal.
Es decir que el gremio defiende lo fijado en la norma que regula la relación de dependencia de los empleados municipales, donde quien está contratado por más de un año adquiere las condiciones legales y el derecho de ser considerado de planta permanente.

De los 51 empleados 45 corresponden a áreas del ejecutivo municipal, 5 al Concejo Deliberante, y 1 al tribunal de faltas. Es decir que no todos los casos son iguales.

Lo establecido en el Estatuto del personal Municipal parte de una lógica: si alguien trabaja una determinada tarea en el ámbito del municipio durante un tiempo prolongado, demuestra dos cosas. La primera que su trabajo tiene continuidad – es decir que es necesario el mismo –; y la segunda es que quien lo ejerció lo hizo de la manera adecuada ya que, caso contrario, no se hubiera prolongado su trabajo en el tiempo. Y está reglamentado de esa manera para evitar los despidos por persecusiones políticas con los cambios de administración.

Aclarado ese punto, se debe plantear si los 51 casos son iguales. ¿Es igual el empleado que hace 5, o 6 años trabaja en la recolección de residuos, que el que cumple una tarea política en el HCD? Evidentemente no. El primero es necesario: si no lo hace esa persona otra cumplirá igual tarea. El segundo no: trabaja con un concejal mientras el concejal le tenga confianza en su trabajo o dure en su cargo, y cuando no se da alguna de estas dos condiciones debería cesar en sus funciones.

Existen dos problemas que todos reconocen pero nadie soluciona.
a.- Las modalidad de prestación de los servicios en muchos asesores de los bloques de concejales es mediante contratos trimestrales. Si esos contratos se extienden en el tiempo genera los derechos de ser pasado a planta permanente como lo fija el estatuto.
b.- Los concejales suelen utilizar la posibilidad de utilizar los derechos adquiridos como una herramienta de negociación política en la cual solicitan que algunos de sus asesores pasen a planta permanente como moneda de cambio en la negociación.

El resultado es que cada concejal que culmina su mandato, o todavía en ejercicio, utiliza el estatuto municipal como una manera de garantizarle una salida laboral, prácticamente de por vida, a sus personas de confianza. Esto origina que la planta de personal del HCD se vea incrementada prácticamente todos los años.

La solución entonces debe pasar por evitar esa relación de dependencia que se origina con los contratos. Es decir la relación laboral no debe ser de relación de dependencia con el municipio.
Existe un método – tal vez más – que evitaría esa situación: los asesores de los concejales no deben ser contratados por el municipio. Cada concejal debería contar con un monto fijo (ese monto puede ser discutible) para contratar a las personas que considere necesarias en su plantes de colaboradores.
Es decir, por poner un ejemplo, $ 30.000. Si necesita dos colaboradores podrá pagarle a cada uno $ 15.000 y si quiere contratar 6 sólo $ 5.000. Y los contratados como asesores deberán ser monotributistas o cualquier otra categoría que no genere la relación de dependencia a través de la relación contractual.

La idea se la planteé hace ya tiempo a distintos concejales. Ahora también a los convencionales encargados de redactar la nueva Carta Orgánica Municipal. Todos me dijeron, siempre, que está bien, que es lo que se debería hacer…

Y todo sigue igual.

Juan Carlos Magliano