Las empresas con dificultades financieras dejarían de recibir la ayuda para el pago de salarios que se financiaba con fondos de la ANSES. Aseguran que en Misiones ya no quedan beneficiarios del programa.

Entre los sectores industriales suena cada vez más fuerte la intención del Gobierno nacional de dejar caer el plan de Recuperación Productiva (Repro). Se trata de los subsidios que las empresas en situación de crisis recibían para el pago de salarios, equivalentes a un salario mínimo, vital y móvil y que se financiaban con fondos de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES).

En Misiones, el Repro fue un auxilio importantísimo para las empresas que no podían pagar sueldos y para los trabajadores que cobraban menos de lo establecido en sus convenios colectivos de trabajo. El sector forestoindustrial fue uno de los más beneficiados con los Repro en los últimos años, pero también hubo empresas de otros rubros afectadas por la crisis de las economías regionales y el fuerte enfriamiento de la economía en 2016.

El temor de los industriales no parece infundado. Fuentes del Ministerio de Trabajo consultadas por el diario nacional El Cronista indicaron que el Repro “es un programa que el presidente Macri conoce y que hay que usar de forma puntual y específica”. Pero frente a la consulta sobre la desaparición durante este año de las ayudas a las empresas, las fuentes señalaron que el programa “fue creado para las crisis”, dando a entender que el país no está atravesando una. Y por si no había quedado claro, agregaron que su uso “no es algo que se promocione desde el Ministerio”, bajo el argumento de que hacerlo “significaría alentar la competencia desleal”.

Los temores en sectores empresariales se iniciaron con la caída del promedio de beneficiarios que recibían los Repro: según el Ministerio de Trabajo, durante el gobierno de Cristina Kirchner, el promedio de vigencia era de 12 meses, pero en la actualidad se redujo a tres.

“El Gobierno no quiere mantener estos subsidios y ya los está eliminando. Pero debería pensar en las economías regionales, que no es lo mismo una fábrica en la región centro que en el norte. Los Repro deberían ser una política permanente para que puedan competir las industrias más alejadas de los centros de consumo o las radicadas en las provincias en donde, por ejemplo, ya eliminaron los regímenes de promoción industrial”, aseguran en los círculos industriales que observan la situación.

Según datos oficiales, en 2015 hubo Repro para solventar los salarios de 75.529 personas.

Durante el primer año de gestión de Mauricio Macri el número se elevó un 29% y alcanzó a 97.511 trabajadores. Los segundos 12 meses de gestión de Macri, los subsidios cayeron 23% y suplieron parte del salario de 75.000 personas.

A pesar de esa caída, el presupuesto en 2016 y 2017 fue el mismo: $810 millones.

“Se mantuvo la misma cantidad de dinero pero abarcaba a menos gente porque aumentó la cifra de cada uno”, explicaron en Trabajo.

En el mismo período, el incremento oficial del costo de vida superó el 25%.

Mientras los industriales luchan por conseguir una política de Estado que los ayude a solventar los conflictos laborales y les permita incrementar las contrataciones, los gobernadores siguen de cerca la discusión, en donde ellos también tienen su propia versión.

Aseguran que se acumulan las carpetas de pedidos de subsidios de compañías locales y esperan que Trabajo defina cuál será el futuro de la herramienta.

A diferencia de lo que dicen los empresarios, en los despachos de los ministros provinciales circula otra teoría en forma de “excusa” que habría salido de los despachos de Jorge Triaca. El ministro ya habría explicado a los funcionarios provinciales que, con la caída de la Ley de Emergencia Económica, los Repro ya no tienen el sustento legal necesario y que, a partir de esto, desde Legal y Técnica están estudiando si se prorrogan o no. Hasta ahora, la última prórroga del plan que pagan las empresas en crisis fue hace un año.

Incidencia del Repro en Misiones

La aplicación del Repro se convirtió en un fantasma de incertidumbres y temores para las PyME misioneras desde la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada.

Un caso testigo fue de la empresa maderera montecarlense Henter, que había expuesto sus dificultades financieras a los “popes” industriales y autoridades nacionales en abril de 2016, sin embargo sus requerimientos fueron escuchados recién en marzo de 2017.

El jefe comunal de Montecarlo por aquel entonces, Julio César Barreto -en la actualidad diputado provincial-, expuso el panorama: “ Por suerte logramos acordar con la Secretaría nacional y se prorrogó el beneficio de 3.000 pesos para cada uno de los 170 trabajadores de la empresa Henter. Esto implica alrededor de 420 mil pesos que van al bolsillo de los trabajadores y quedan en Montecarlo”.

La problemática también fue planteada por el sindicato maderero SOIME, a través de la voz de su secretario general, Domingo Paiva, quien ya había expresado las dificultades del sector tras una ola de despidos producida a inicios de 2016, sobre todo en Eldorado. En aquella ocasión, el secretario gremial comentó que por el Repro los trabajadores reciben 2.000 pesos por mes mientras dure el proceso preventivo de quiebra.

En la provincia de Misiones, solo en la rama del terciado, existen alrededor de una docena de empresas que emplean a más de mil trabajadores. Al asumir el nuevo Gobierno nacional, desde el Ministerio de Economía se tomó la decisión de eliminar las restricciones a la importación directa e ingresaron al país materiales provenientes de distintos lugares a precios más económicos, lo cual produjo una parálisis de las ventas, el cierre de varias industrias y el crecimiento del desempleo.

El Repro fue lo que sostuvo a los empleados y empresas durante los meses más difíciles. Ahora la situación no es mucho mejor, pero para la Nación ya no sería de “crisis”.
Las fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN dan cuenta de que en Misiones ha disminuido mucho la utilidad del programa. El ministro de Trabajo, Juan Carlos Agulla, explicó a este Diario hace algunas semanas que “a través nuestro, de la Provincia, no hay empresa que esté percibiendo Repro, que por cierto siempre fue muy burocrático y lento el trámite”.
Por su parte, el delegado en Misiones del Ministerio de Trabajo, Raúl Forte, indicó que los últimos datos disponibles corresponden a julio de 2017 y solo incluían a dos empresas misioneras: Henter de Montecarlo con 148 programas y Hreñuk con 646. Explicó que el número de trabajadores beneficiarios y la cantidad de empresas “varía de mes a mes” y recordó que unos meses antes había “más empresas beneficiadas”.

fuente: primeraedicion