El Gobierno Nacional declaró a todo el territorio de Misiones como “zona de seguridad” para la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el contrabando y otros delitos trasnacionales al extender de 100 a 150 kilómetros la zona de actuación de la Gendarmería, Prefectura y Policía Federal.

Con el nuevo criterio, que modifica los alcances de normas referidas a las fronteras y que datan de 1944, teniendo en cuenta la extensión de esta provincia y su ubicación geográfica, enclavada entre dos países, la totalidad de su territorio quedó comprendida en la zona especial.

La medida fue establecida a través del decreto 253/2018 que fue publicado hoy en el Boletín Oficial con la firma del presidente Mauricio Macri y de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y se basa en la necesidad de “reconsiderar y modificar la Zona de Seguridad de Fronteras de acuerdo con criterios actuales”.

El objetivo del cambio, apunta a la “lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el contrabando y otros delitos trasnacionales”, con lo cual se modificó la legislación fronteriza y se establece una franja de 100 a 150 kilómetros desde el límite externo hacia el interior en el que actuarán las fuerzas de seguridad reorganizada.

De acuerdo con observaciones de especialistas, con anterioridad dicha franja estaba limitada a las funciones de cada fuerza, por ejemplo en el caso de Gendarmería a “un ancho inferior a 50 kilómetros para el sector fronterizo fluvial, e inferior a 100 kilómetros para el sector fronterizo terrestre”.

Para la Prefectura, sus funciones se limitaba a “las márgenes de los ríos interjurisdiccionales efectivamente utilizados como vías navegables hasta 35 metros a contar de la más alta crecida ordinaria”, mientras que para la Policía Federal la referencia era “el territorio de las provincias, excepto las zonas de seguridad de frontera y aquellas que oportunamente se determinen”.

Los tres casos están contemplados en Ley N° 18.711, dada el 17 de junio de 1970 con las firmas del ex presidente Alejandro Lanusse; los exjefes de la Marina, Pedro Gnavi, y de la Fuerza Aérea, Carlos Rey, además del ex ministro de Defensa, Rafael Cáceres Monié.

En declaraciones a medios nacionales, la ministra Bullrich dijo que “el corazón de este cambio es, por un lado, establecer una zona de seguridad de fronteras en el que el objetivo es lograr que estas estén protegidas por las fuerzas federales, por supuesto siempre de acuerdo con las provincias”.

Remarcó que “el concepto de zona de seguridad sigue vigente”, pero por otro lado “esto está mirado desde una perspectiva más moderna”, señaló la ministra, ya que según su criterio conlleva el establecimiento más ágil de zonas de productividad en dichas zonas fronterizas.

En la fundamentación de los cambios, en el decreto presidencial se hizo referencia a que “el tiempo transcurrido desde el dictado de las normas vigentes en la materia, los cambios estructurales producidos en la organización administrativa y en las referencias geográficas anteriormente utilizadas, la modificación del trazado de las principales rutas nacionales y la experiencia recogida, hacen imprescindible una nueva reorganización geográfica, así como una actualización de los organismos estatales involucrados en el Desarrollo y Seguridad de Fronteras”.

fuente: lavozdemisiones