El peritaje fue realizado por Gendarmería y revela la actividad sobre la computadora del fiscal fallecido el domingo 18 de enero de 2015.

La pericia informática realizada sobre la computadora del fiscal Alberto Nisman por la Gendarmería determinó que el domingo 18 de enero de 2015 por la mañana un usuario navegó en internet desde esa máquina, que estuvo instalada en el departamento del edificio Le Parc de Puerto Madero y que no estuvo hackeada.

La conclusión surge de la pericia que llevó la firma de los especialistas de la Gendarmería y de todas las partes. Se trata de la pericia informática realizada sobre la notebook Samsung Series 5 Ultra NP53OU del fiscal.

En particular, se analizó la navegación del domingo 18 de enero de 2015, a partir de las 07:01:51 (siete horas, un minuto, cincuenta y un segundos) de las mañana, según publicó el diario Página 12.

Según la ex pareja de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, y también según el abogado de la madre del fiscal, en ese momento el funcionario ya estaba muerto porque, según sostuvieron, a Nisman lo mataron en la madrugada.

El dictamen firmado el jueves pasado sostiene que desde las 07:01 desde esa computadora se accedió a los sitios web de Página 12, luego se revisó la casilla de correo en Yahoo del fiscal, para después navegar por los sitios web de los diarios La Nación, Clarín y Perfil.

También se ingresó a la red social Instagram y se accedió a una nota sobre el “regreso de la muerte” y finalmente se googleó la palabra “psicodelia”, que aparecía en aquella nota. Los trabajos fueron dirigidos por el área de Cibercrímen de la Gendarmería Nacional.

El dictamen final lo firmaron todos los que participaron, empezando por el responsable de la Gendarmería, y también cuenta con las rúbricas de los representantes de Arroyo Salgado, de la madre de Nisman, Sara Garfunkel y de Diego Lagomarsino, indicó el diario.

Se determinó que la navegación del domingo a la mañana existió, que no fue producto de ninguna manipulación externa, que fue local, es decir que se hizo en el departamento de Le Parc, y no se determinó la existencia ni de virus ni troyanos ni borrados extraños ni adulteraciones, según se publicó.

Todo lo ocurrido concuerda con el último historial de navegación que estaba en la computadora y que se encontró en la máquina. Además, se determinó que no hubo ningún hackeo y el programa Firewall, que evita hackeos, estaba activado.

fuente: perfil