Una decena de parientes del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, renunciaron en masa después que se publicó el decreto prohibiendo la continuidad de empleados con relaciones de parentesco con los ministros del Ejecutivo Nacional. La medida no abarca a otras oficinas nacionales, provinciales ni municipales, solo a los ministerios nacionales, por lo tanto, el Estado sigue y seguirá repleto de parientes de funcionarios que entran más por acomodo y consanguinidad que por mérito.

El nepotismo se considera como la preferencia que tienen algunos gobernantes o funcionarios públicos para dar empleos públicos a familiares sin tener en cuenta la capacidad de los mismos para la labor, sino su lealtad obviamente garantizada con la relación de sangre.

En Misiones, las oficinas públicas están repletas de parientes de los funcionarios con poder, no solo en el Poder Ejecutivo Provincial o las Intendencias, sino que se multiplican los casos en el sector de la Educación y en el Poder Judicial.

El Gobierno de Misiones todavía no decidió si habrá una purga de familiares y parientes de funcionarios, como está de moda a nivel nacional, pero si lo hiciera, quedarían muchas vacantes por rellenar y seguramente se producirá el ahorro en el gasto público.

El único gesto que hubo y que va en línea con esta medida es la decisión de congelar las vacantes para no incrementar la planta de personal, medida que se tomó a finales de 2017 y que paró en seco a muchos funcionarios que ya se estaban probando el traje para asumir en los puestos vacantes.

Passalacqua instruyó a sus colaboradores a que antes del 28 de febrero próximo remitan “un detalle pormenorizado de cargos vacantes existentes a la fecha; cargos vacantes a cargo de otro funcionario; designaciones ministeriales; cargos ocupados como adscriptos; dependencias o programas superpuestos y programas a cargo de cada dependencia; siempre considerando niveles de Jefatura de Departamento; Dirección, Subsecretarías y equivalentes”.

Las vacantes de los cargos descriptos en el primer artículo, “quedarán congelados hasta el 1 de agosto de 2018 y hasta dicha fecha toda nueva disposición o reestructuración del personal deberá contar con expresa autorización previa del Ejecutivo”, se señaló.

La medida fue enmarcada en la decisión del “Gobierno nacional de reducir el gasto político y eliminar los cargos superpuestos”, además de la relación con la “la reforma fiscal recién sancionada, que apunta a reducir impuestos y achicar el margen de recaudación del Estado, por lo tanto, exige reducir gastos para evitar desequilibrios”.

El año pasado el diputado radical Gustavo González impulsó un proyecto para eliminar cargos de los familiares de los funcionarios en el Estado, dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.

El legislador había fundamentado que “el nepotismo conspira contra la formación de una burocracia estatal profesional y competente, y afecta el único requisito constitucional establecido para el acceso a la administración pública que es el de la idoneidad”.

En las intendencias

Los intendentes, en su mayoría, se mueven como verdaderos capangas del poder en su distrito y cuentan con una herramienta muy preciada: la posibilidad de dar empleo. Con esto benefician a sus parientes, familiares y amigos, y recién después priorizan la capacidad de los colaboradores.

Por ejemplo, en Puerto Libertad el intendente Luis Ferreyra se tomó licencia y dejó como intendente a su hijo, quien era presidente del Concejo Deliberante.

En Apóstoles, Alberto Vialey, hermano gemelo del intendente está a cargo del área de Obras Públicas, su esposa estaría a cargo de un CIC municipal y también tendría primas como empleadas dentro de la estructura municipal.

En Eldorado, la presidente del Concejo Deliberante, Yolanda Caballero tiene designados a sus dos hermanos como empleados. El intendente Aguirre tiene como empleada municipal a su exesposa Susana Arzamendia y a su excuñado Ricardo Arzamendia.

En Irigoyen, el tesorero “Rolo” Fernández es hermano del intendente, Guillermo Fernández. Asimismo, la hermana Betina Fernández se desempeña como secretaria municipal pero es empleada permanente de LT46.

En Puerto Rico la sobrina del intendente es directora de prensa del municipio. En tal sentido, en 25 de Mayo la familia Líndemann sigue teniendo gran preponderancia. La esposa del exintendente Mario Lindemann es presidenta del Concejo Deliberante y su hermano, Sony Lindemann es coordinador de Obras Públicas. Sus hijos habrían estado contratados en la Legislatura mientras él fue diputado, ahora es subsecretario de Asuntos Municipales.

En Puerto Piray, la hermana del intendente Mirta Lezcano es presidente del Concejo Deliberante, otro hermano es proveedor de publicidad y un tercero es proveedor de mercaderías al área de Acción Social. Lezcano también tiene a un sobrino contratado en la Municipalidad.

Roque Soboczinski, alcalde de El Soberbio, tiene a su hermana Rita como secretaria, su hermano “Adi” en Agua Potable. También el viceintendente Ricardo Leiva tiene a su cuñado contratado en el estado.

La familia Vera es un caso aparte y podría romper los récord internacionales desde un pequeño pueblito como Colonia Delicia. Al intendente Eberth Vera se suman: Lucia Cristina Vera, directora del Nivel inicial (dirigente UDPM); Guillermina Vera, preceptora Bachillerato Nº 28; Maria Vera, directora CEP 52 Delicia km 4 y Profesora Bachillerato Nº 28; Tiburcio Vera, profesor del CEP 52 Delicia km 4 y en I.E.A Nº 11 Delicia km 15; Doris Vera, maestra Jardinera Escuela lindante a la 283, donde su hermana es directora.; Eberth Vera, profesor Bachillerato Nº 28 Y CEP 52; Martín Vera, secretario CEP 52; Bruno Espindola (hijo de Guillermina Vera), profesor de Ética en Bachillerato Nº 28; Carlos Esteche (esposo de Maria Vera), profesor de Carpinteria y Electricidad en la EPJA (Escuela Para Jóvenes y Adultos); Jonathan Olivera (hijo de Lucia Vera), portero del Bachillerato Nº 28; Sandra Sposatto (esposa de Eberth Vera, intendente municipal), docente en la ciudad de Eldorado; Eladio Vidal Sánchez (cuñado de Guillermina Vera), en Instituto de Enseñanzas Agropecuarias (IEA) y en Escuela de Jóvenes y Adultos.

Rigoberto Espínola (marido de Guillermina Vera) es presidente de la Cooperativa Los Horneros dedicada a la ejecución de viviendas y personal contratado de la Municipalidad. Lucia Vera es jefe de máquinas, Elvio Efrén Vera es empleado del hospital; Cristian Ramón Arriola (hijo de Luci Vera) trabaja en la ambulancia del hospital. Asimismo, Amada Velázquez (madre del intendente) es presidenta del Sindicato de Amas de Casa.

En Oberá, el intendente tiene como colaboradores a su esposa y su hijo, pero aclararon que son cargos ad honórem, por lo tanto no cobrarían sueldo.

En San Vicente, el jefe comunal Waldomiro Dos Santos nombró a su hija, Soledad, al frente de la Dirección de Acción Social, tiene a su esposa Cristina Novoa como diputada provincial, quien a su vez tiene a su hija como secretaria. Juan Miguel Dos Santos, hijo de Waldomiro, fue director de la Juventud en la Municipalidad y ocupaba a su vez el cargo de director de Albergue del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia. Hace dos años dejó el cargo municipal y solo tiene el provincial.

Fuente: Primera Edición