En una reunión que comenzó a las 11 en la sede del sindicato de Camioneros, se decidió adelantar un día respecto a la fecha original. Mientras tanto, desde las 15, el sector de los “gordos” e “independientes” se mostrará unido para ratificar su enfrentamiento con el histórico.

Los dirigentes gremiales que acompañan a Hugo Moyano en su enfrentamiento con el Gobierno se reunieron esta mañana en la sede de Camioneros para definir un posible cambio en la fecha de la movilización en repudio de las medidas económicas. Así, se decidió que la marcha ideada en un principio para el 22 de febrero se adelantó un día y se realizará así el miércoles 21. Así se respondió a un reclamo realizado por los familiares de la tragedia ferroviaria de Once.

Más tarde, a las 15, los dirigentes que representan al sector sindical conocido como los “gordos” e “independientes” unificarán sus fuerzas en la sede del gremio de la Sanidad. El objetivo será doble: mostrarse unidos y de un lado de la grieta que terminará de fracturar la CGT más temprano que tarde, abroquelados frente al sector más intransigente de Camioneros; pero también unificar una agenda de pedidos contra el Gobierno.

Moyano jugará de local en la sede del sindicato ubicada en la calle San José 1781 y el encuentro también tendrá un doble objetivo: reagruparse y ultimar los detalles de la movilización, convocada con la idea de alertar al Ejecutivo.

De esta forma, el sindicalismo se prepara para la conformación de un nuevo esquema de organización, un nuevo mapa del poder gremial que impulsará el recambio del actual triunvirato de la CGT, compuesto por Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, inmerso en una profunda crisis.

Así, Daer recibirá en la sede de su gremio a los representantes de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), de Gerardo Martínez; los estatales de UPCN, de Andrés Rodríguez; Obras Sanitarias, de José Luis Lingeri; la Unión Obrera Metalúrgica, de Antonio Caló; el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), de Ricardo Pignatelli, y de la UTA, de Roberto Fernández; y de la Unión Ferroviaria, de Sergio Sasia, entre otros.

Estos dirigentes, que aspiran a liderar la nueva central obrera, analizarán durante el encuentro una agenda de reclamos que presentarán al Gobierno, entre los que se destacan la inclusión de clausulas gatillo por inflación en las negociaciones paritarias y más fondos para las obras sociales, además de las reservas en relación al proyecto de reforma laboral que impulsa el Ejecutivo.

En su cruzada contra el Gobierno a raíz de las causas judiciales que investigan su patrimonio, tanto Moyano como su convocatoria a marchar contra el Gobierno de Cambiemos sumaron el respaldo de Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), Acuña (Confederación de Trabajadores del Transporte-CATT), de la CTA y de SUTEBA.

fuente: infobae