La elevación no incluye a la ex presidenta Cristina Kirchner, que hasta el momento no fue citada en este expediente. Se sospecha que el dinero provino de la corrupción con la obra pública durante el anterior gobierno. Es la causa del video de los hijos de Lázaro contando millones en la cueva conocida como La Rosadita.

El juez federal Sebastián Casanello dio por cerrada hoy la instrucción y elevó el expediente por lavado de dinero contra Lázaro Báez. Se trata de la primera gran causa de corrupción que investiga al empresariado kirchnerista que va a juicio oral. Es el caso del video de La Rosadita, de los millones “físicos” desparramados sobre la mesa de una financiera, una causa récord, en la que se incautaron activos por 3000 millones de pesos. La elevación no incluye a la ex presidenta Cristina Kirchner , que hasta el momento no fue citada en este expediente. Esta semana, el juez ordenó medidas para investigarla. Ella, además, está ligada a la génesis de la maniobra investigada. De acuerdo con Casanello, los millones que lavó Báez tienen origen en la asignación delictiva de obra pública que investiga el juez Julián Ercolini, que procesó a la ex presidenta, junto con Báez, acusada de asociación ilícita y fraude. Preso desde hace un año y ocho meses, Báez fue amigo cercano de Néstor Kirchner, socio de la familia y el principal contratista de obra pública de Santa Cruz. En esta causa, Casanello y la Cámara consideraron probado que sacó del país 60 millones de dólares de origen ilegal. Junto con Báez, irán a juicio otros 24 procesados, incluidos sus cuatro hijos, su abogado Jorge Chueco y su contador Daniel Pérez Gadín. También, Leonardo Fariña y Federico Elaskar, que fueron quienes contaron en TV cómo giraban al exterior, por un circuito negro, los millones de Báez.