El interventor del nuevo municipio de Pozo Azul sería de PAyS

Tras el nacimiento de Pozo Azul como nuevo municipio en Misiones, el número 76, el Gobierno Renovador se lanzó a la búsqueda de un interventor para que administre esa comuna hasta diciembre de 2019. Dentro de dos años se elegirá el nuevo intendente por el voto popular. El primer candidato de la lista renovadora para administrar la construcción institucional de Pozo Azul es Waldemar Müller, un dirigente agrario del riñón del ultrakirchnerista Héctor “Cacho” Bárbaro.

Colono, vecino de muchos años del recientemente creado municipio de Pozo Azul, el productor agropecuario Waldemar Müller, “Don Irio”, como lo conocen en la zona, sería el encargado de dar los primeros pasos en la construcción institucional y cívica del pueblo número 76 de Misiones. Hubo un acercamiento formal por parte del gobierno provincial, aunque no oficializado, para que ejerza el papel de interventor. Müller es productor hace más de 30 años y hace 15 vive en Pozo Azul. Admitió recibir la propuesta de ser el interventor del municipio 76. “Fue una gran sorpresa porque si bien esperamos hace mucho por la municipalización, no pensé ser el posible interventor, hasta ahora no asumí, pero de ser así vamos a llevar adelante esa tarea con gran responsabilidad y orgullo”, indicó Müller. Por estos días, ya se trabaja en un esquema de relevamiento a cargo del IPEC de manera conjunta con personal de la Universidad Nacional de Misiones. Se realiza un estudio de impacto ambiental, se busca delimitar el ejido urbano, definir dónde funcionará el edificio municipal, y a partir de allí las demás distancias, cementerio, escuelas, hospitales, comisarías, etc. El dato político es que Müller es un hombre cercano al diputado provincial Héctor “Cacho” Bárbaro, el conductor del Partido Agrario y Social, que estaría acercándose a pasos agigantados, al partido de su mentor político, el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Eduardo Rovira. La posible designación de Müller abre un sinnúmero de especulaciones de cómo podrían jugar los renovadores y los hombres del partido agrario, de cara a las elecciones del 2019. Algunos ya sostienen que habría un acuerdo para los comicios de los que saldrá el sucesor del actual gobernador, Hugo Passalacqua. Es que la Renovación ve peligrar su hegemonía frente al gobierno de Cambiemos, de ahí que busque nuevos aliados, como los sectores del ultrakirchnerismo. Claro está, Cacho Bárbaro y el PAyS jamás conformarían una alianza con el macrismo, ni siquiera con el objetivo de terminar con 16 años de administraciones renovadoras. De hecho, dirigentes como Pedro Puerta (Unión Popular), ya han marcado que se dará una polarización en la Cámara, entre Cambiemos y la Renovación K. Para el joven dirigente peronista, tras las elecciones del 22 de Octubre, se conformaron dos bloques en la Cámara de Representantes, el de Cambiemos y el de la Renovación y sus aliados, es decir, el PAyS y el partido Trabajo y Progreso (TyP). Pero en realidad, el surgimiento del PAyS como partido de la oposición está íntimamente ligado a la interna renovadora entre clossistas y roviristas, por lo que un regreso de Cacho y su hueste a la Renovación, no sería tan extraño. Sobre todo, si se tiene en cuenta el lugar marginal que empieza a ocupar el ex gobernador Maurice Closs y sus laderos, a partir de la última elección legislativa. Recordemos que en 2015, el ex asesor y ex secretario parlamentario del bloque del PAyS, Mario D’Arpino, denunció que existe desde hace muchos años, un acuerdo entre “Cacho” Bárbaro y Carlos Rovira. “Cacho Bárbaro no es otra cosa que una pieza más del ajedrez que Carlos Rovira diseñó para desarmar toda posibilidad de que exista una opción real a su Poder. Lo afirmo con la autoridad que me da haber sido parte de esta historia, no tengo conjeturas o chismes, tengo datos claros e irrefutables”, señaló a MisionesCuatro en aquella oportunidad. “Cacho tenía un acuerdo clarito con Rovira que yo internamente lo justiqué y lo banqué: Él (por Rovira) no nos aplastaba con su mayoría absoluta, nos permitía tener una estructura militante mínima y nos daba aire para potenciar nuestro rol opositor desde la Cámara, apuntando los cañones a (Maurice) Closs, quién (es o fue o será) su contrincante interno dentro del partido oficialista. Pero Cacho paso de tener un acuerdo político-parlamentario conveniente para las dos partes, a ser totalmente dependiente tanto en lo político como en lo económico de Carlos Rovira”, disparó D’Arpino, en momentos en que abandonaba el Partido Agrario.

fuente: MisionesCuatro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *