La comunidad Yryapú de Puerto Iguazú denuncia construcciones ilegales en su territorio

En la comunidad Iryapú ubicada en Iguazú, viven desde el año 1986, unas cien familias organizadas en su territorio, con la posesión de planos y títulos, con una escuela, y un centro primario de salud.

La preocupación del cacique Alcides Ojeda radica en que desde hace un tiempo las tierras ancestrales donde habitan los paisanos se ven invadidas por nuevas construcciones para personas que no tienen nada que ver con la aldea. Por ese motivo convocó al diputado Martín Sereno, del Partido Agrario y Social, a través del dirigente local, Calixto Gómez, y juntos visitaron Yryapú.

“Al cacique Ojeda le preocupa y ya hizo la denuncia correspondiente porque se sienten invadidos por gente que comenzó a hacer construcciones en una franja enorme de sus territorios, y están vendiendo parte de esos lotes. Es sorprendente lo que está pasando, y a pesar de que hay denuncias policiales, que también las radicaron en el Juzgado, parece que la Justicia no actúa, y mientras los empresarios inmobiliarios siguen invadiendo, construyendo, y vendiendo. Así lentamente les van robando parte del territorio de la comunidad”, manifestó Sereno.

El cacique de Yryapú, señaló que hace cuatro años que están luchando por la intromisión en su territorio. “Ellos (los empresarios) piensan que solo nos están sacando un pedacito de tierra; pero para nosotros es muy importante, porque con la comunidad utilizamos la tierra para sembrar para nuestro consumo. Hace cuatro años vivimos con esta preocupación sin ver resultados de las denuncias que hicimos”, reclamó.

Ojeda indicó que conoce el nombre de “una mujer y su hija Mayra Lima, que son quienes vendieron un sector del terreno”, de los guaraníes. Están proyectando construir alrededor de nueve viviendas y ya comenzaron con el loteo dentro de la comunidad.

“Fui a la policía, a la Fiscalía, y me dicen que están esperando la orden del juez y que tengamos paciencia; pero vemos que la espera se hace larga”, lamentó el jefe de la aldea Yryapú.

En la comunidad mbya guaraní ubicada en Iguazú, existe temor porque cada vez que intentan hablar con “la señora Lima, ella y su personal nos amenazan, entonces con las familias tenemos miedo y nos sentimos desprotegidos porque las amenazas son bastantes bravas”, dijo.

Reiteró que poseen los planos y el título, “contamos con todos los papeles y por eso hicimos la denuncia, hace más de 30 años que vivimos acá. Nosotros solamente queremos el territorio que nos pertenece para plantar y poder alimentar a nuestras familias”, sostuvo el cacique Ojeda.

fuente: misionesopina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *