“Ingresos Brutos y Misiones: la tormenta perfecta” por Luis Pastori

Nota de opinión del Diputado Nacional Luis Pastori

Un reciente informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) aconseja la sustitución del Impuesto sobre los Ingresos Brutos (IIBB) por otro menos distorsivo de la economía, y mientras tanto, en lo inmediato, bajar la presión fiscal provincial que genera este gravamen “invisible” para la ciudadanía que está incluido en el precio pero que, a diferencia del IVA, no se encuentra desagregado en las facturas o tiques de compras y que termina incidiendo de manera importante en los precios que pagan los consumidores.
Se estima que a raíz de los efectos “acumulación” de impuesto sobre impuesto –no tiene crédito fiscal como el IVA- y “piramidación” por el que el empresario calcula margen de ganancia sobre el precio de compra del bien que incluye al impuesto, una alícuota a consumidor final como la de Misiones, 4,5%, termina impactando en los bolsillos del comprador en el orden del 12 al 15% según las etapas de producción y comercialización que comprenda. Cualquier incremento de alícuota tiene impacto claramente inflacionario.
Frente a la apertura del mercado financiero internacional fruto del acuerdo con los holdouts y el mayor ingreso por recuperación de los fondos detraídos por la precoparticipación del 15%, es urgente que la provincia revise la aplicación de IIBB ya que, al decir del IARAF, perjudica el desarrollo de la economía y por ende el bienestar general de los ciudadanos.
La provincia de Misiones se ha convertido desde hace muchos años en expulsora de inversiones y por ende en destructora de empleos privados de calidad por una política tributaria asfixiante de la economía y de su desarrollo, que la ha llevado a compartir el podio de los distritos con mayor presión fiscal del país.
Es valorable el esfuerzo del Gobernador de la Provincia quien, en su reciente gira europea acompañando al Presidente de la Nación, cerró considerables inversiones de importantes empresas, que podrán verse desalentadas cuando caigan en la cuenta de los problemas que se originan al invertir en Misiones.
Son cuatro los puntos que, en mi criterio, debieran revisarse con suma urgencia, a saber:
1 ELIMINAR EL “PAGO A CUENTA” EN LAS LLAMADAS “ADUANAS INTERNAS”. Su continuidad no solamente es distorsiva sino que complejiza la relación del empresario local con sus proveedores del resto del país y encarece el precio al consumidor final, sin considerar su eventual inconstitucionalidad, lo cual no significa dejar de lado el control necesario. Pero una cosa es controlar y otra cosa “asaltar” al proveedor en su ingreso a Misiones y la consecuente carga de corrupción que tales medidas tienden a generar.
2 ELIMINAR EL PAGO DE IIBB A LAS EXPORTACIONES. Otra medida que, al margen de la discusión sobre su inconstitucionalidad, es altamente perjudicial a la economía de la provincia y confunde, enreda y enmaraña la relación con los demás distritos en la aplicación del Convenio Multilateral, originando juicios contra el fisco y alejando negocios.
3 BAJAR PROGRESIVAMENTE LA ALÍCUOTA DE IIBB. En particular a consumidor final y sobre la industria, llevando las alícuotas al promedio general de los 24 distritos.
4 SIMPLIFICAR EL RÉGIMEN y, en particular, la gran cantidad de regímenes de retenciones, percepciones y pagos a cuenta que generan dificultades financieras, alientan las operaciones en negro y desalientan la bancarización de las operaciones.
La Provincia debe acompañar el esfuerzo que hace Nación para promover el crecimiento de la economía. Estamos en una nueva etapa, y Misiones -si en serio quiere acompañar- debe sumar entonces su aporte inteligente para impuestos que no lo son tanto y desarmar la “tormenta perfecta” en materia fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *